Archivo de la etiqueta: internet of things

El internet de las cosas

internet-of-things

En los primeros días de la computadora personal se hablaba de las “Eras de la Computación“, donde la PC era el anuncio de la 4ta Era del Cómputo, y se debatía entonces si la Quinta Era estaría representada por supercomputadoras capaces de realizar miles de millones de cálculos por segundo o por software “inteligente” capaz de tomar sus propias decisiones. En medio de este debate académico surgió internet y tomó por sorpresa a más de uno, ya que aunque estaba basada en protocolos y especificaciones de la década de 1970 tuvo éxito en cubrir todo el mundo sin tener un centro regulador, ocupando con toda propiedad el espacio de la Quinta Era del Cómputo y abriendo camino a la web, las redes sociales, la sindicación de contenido y reciéntemente a la Nube. Aunque hay quien todavía sigue pensando que internet es una moda pasajera y que así como llegó se irá, argumentando que es insegura, que es imposible mantenerla, que es tecnología vieja que pronto será reemplazada por algo más sofisticado…

Ya entrados en el siglo XXI es innegable la manera en que internet ha cambiado la manera en que nos comunicamos, nos relacionamos y vemos al mundo, pero ciertamente internet es una tecnología que se mueve lentamente para asegurar que sea abierta, participativa, incluyente y compatible para todos. Cambios urgentes como el de IPv4 a IPv6 que nos asegurarían millones de nuevas direcciones IP para nuevos nodos en la red simplemente no han sucedido. Coordinar el desarrollo de una plataforma tan grande y heterogénea como es internet no es tarea sencilla.

La pregunta entonces es: ¿qué es lo que sigue? ¿Para dónde se moverá internet?

En medio de una docena de buzzwords como “Big Data“, “Cloud Computing” y otras más, surge una nueva tendencia en el ámbito de la computación: El internet de las cosas, un término acuñado en 1999 por Kevin Ashton y que en su versión original decía que:

la información que existe hoy en internet fue creada y capturada por seres humanos -tecleando, escaneando, fotografiando y grabando. El problema aquí es que la gente tiene su tiempo, atención y exactitud limitada, y esto afecta la calidad y la cantidad de la información que se obtiene del mundo real. Si tuvieramos computadoras que “conocieran” las cosas y pudieramos utilizar la información que recopilan sin nuestra ayuda, seríamos capaces de medir y contarlo todo, reduciendo enormemente desperdicio, pérdidas y costos. Sabríamos cuando algo necesita ser reemplazado, reparado o reubicado, o cuando algo sigue fresco o ya pasó su mejor momento. La Internet de las Cosas tiene el potencial de cambiar el mundo, justo como la internet ya lo ha hecho.

La investigación de la Internet de las Cosas -o IoT– aún está en su infancia, por lo que no hay una definición estándar y cada empresa o fabricante tiene su propia definición. Una de las que más de gusta es la de SAP que dice que The Internet of Things es:

un mundo donde los objetos físicos se integran de manera natural a las redes de información, y donde los objetos físicos pueden volverse participantes activos en los procesos de negocios. Los servicios están disponibles para interactuar con estos “objetos inteligentes” para por medio de internet  poder consultarlos, cambiar su estado y obtener información asociada a ellos con las debidas medidas de seguridad y privacidad.

Ya es claro que las PCs tienden a desaparecer en favor de dispositivos más portátiles como smartphones y tabletas, así como que el browser no es la única manera de obtener información de internet, pero ¿qué pasaría si otros objetos cotidianos pudieran estar conectados también? En este caso, cada objeto en nosotros o alrededor nuestro (piensen en relojes, collares, aretes, hebillas de cintos, botones de camisas y blusas, marcos de puertas o los juguetes de los niños) sería un nodo de internet, que recolecta y muestra información dependiendo del contexto donde se encuentre.

Internet of Things

Las aplicaciones de este enfoque, con objetos conectados de manera casual a servicios e información en la Nube es enorme: desde integración de la información del entorno en nuestro espacio (ya no habrá que ajustar relojes al viajar, preguntar direcciones o verificar el tipo de cambio) hasta la automatización en el flujo y creación de información.

The Internet of Things no es cosa del futuro lejano: gadgets simples como las credenciales con RFID, los smartwatches o el famoso Google Glass, que son dispositivos con conectividad limitada que capturan, envían y reciben información según el contexto de dónde se encuentren o cómo se estén usando.

Aún falta tiempo para ver esta visión completa -y si es que se llega a completar- y quedan pendientes que van más allá de la tecnología como la seguridad y privacidad de las personas que sean usuarios de IoT. Veremos que nos trae el futuro.

Anuncios
Etiquetado , , ,