Archivo de la categoría: proyectos

5 aprendizajes como emprendedor

Startups

Después de mi trabajo en Microsoft quería cambiar la dinámica en la que había estado trabajando por casi 4 años y mitad accidente mitad queriendo, abrí mi propio negocio: Tesseract Space. Este no es mi primer emprendimiento, ya antes había tenido otros negocios propios y de cada uno tuve diferentes aprendizajes, pero esta vez traía bajo el brazo más edad (cuenta), más preparación en cómo hacer negocios y más ideas sobre cómo cambiar al mundo. Dos años y medio después, quiero compartir los cinco aprendizajes principales que he adquirido en este emprendimiento:

  1. Sé flexible. Parte del chiste de ser un emprendedor es que el equipo es pequeño y los recursos también. Para alguien acostumbrado a trabajar en un entorno donde lo básico ya está resuelto puede ser muy incómodo tener que resolver todo: desde la limpieza de la oficina hasta el cambio de los cartuchos de la impresora o el mantenimiento de los equipos. Ser flexible en este sentido implica que es necesario sacar las cosas adelante en lugar de estar renegando de que nada funciona.
  2. Enfócate. Muchas personas piensan que tener un negocio propio siginifica no tener horarios, llegar tarde, salir temprano y tomarse tres horas para comer. Otras piensan que pueden hacer reuniones de cuatro horas para lluvias de ideas o invertir toda la mañana leyendo en Facebook o bajando ringtones para su teléfono. Ninguna de estas ideas es cierta, pero es fácil caer en la tentación de querer hacer de todo o de tomarse el trabajo  con excesiva calma. La clave del éxito de un emprendimiento es enfocarse en  lo que es importante, todo lo demás es opcional.
  3. Crea productos que vendan. Si bien el emprendimiento surge de darle forma a ideas e inquietudes propias, al final también debe ser un negocio. Si el producto o servicio que estamos desarrollando no le interesa a la gente lo suficiente para gastar en él entonces hay que cambiar el enfoque, hacer algo diferente o asegurar financiamiento de otra parte. ¡La pasión sola no sirve para pagar las cuentas!.
  4. La gente es importante. Las historias en las que una persona sola creaba su propio negocio encerrado en una cochera o en su cuarto son las menos. Estos días poder atraer a personas talentosas que compartan la idea y pasión del emprendimiento es crítico para poder tener productos y servicios de valor. Tampoco se trata de invitar a los amigos y comenzar un club social, sino a gente inteligente y responsable que pueda ayudar a enfocar el trabajo y a producir. Es difícil contratar personas que uno no conoce, pero lo importante es que puedan entregar resultados.
  5. La ejecución es lo más importante. Los cuatro puntos anteriores convergen en este: las ideas son buenas pero por sin una buena ejecución no sirven para nada. Si somos capaces de evitar los problemas pequeños y de enfocarnos en hacer productos tangibles que la gente quiera y que sean mantenidos por un equipo de personas excepcionales, entonces tenemos un negocio. SI fallamos en crear algo que la gente pueda y quiera usar entonces solo tenemos un montón de buenas intenciones. Sin ejecución, todo lo demás carece de sentido.

Debo decir que yo mismo he fallado en cada uno de estos puntos en algún momento, pero justo ahí es donde está el aprendizaje, y no importa como se adquiera, todo el conocimiento suma. Espero que estas recomendaciones le puedan servir a alguien más que esté pensando en arrancar su negocio o que ya tenga uno.

Anuncios
Etiquetado ,

Mi tema para el 2010

Crédito de la imagen: Selva Ganapathy / Flickr.El tiempo vuela, y ya estamos en los primeros días del año 2010 (¡suena tan futurista…!) y justo retomo TBoF con el meme que mi buen amigo y colega Efraín Mendicuti publicó en su blog DLC’010 sobre su tema para este año.

Coincido con Efraín en que los propósitos de año nuevo son obsoletos en estos días –¡simplemente no hay tiempo para cumplirlos!– y que es más simple y coherente tener un tema sobre el cual guiar nuestra acciones cada año: las cosas cambian mucho y muy rápido y es más simple y satisfactorio tener una guía general sobre cómo queremos que sea nuestro año en lugar de una lista de cosas que haremos un rato y que después volveremos a colocar en el cajón de pendientes hasta el año entrante una vez más.

Dicho lo anterior, mi tema para 2010 es:

Aprendizaje y colaboración

El tema de Aprendizaje siempre tiene dos filos: donde uno aprende y también donde uno enseña, y no puede ir uno sin el otro. Este año, como menciona Efraín, él, Engel Fonseca y yo nos echaremos a andar Neurona Digital Educación, un spin-off de Neurona Digital en el que trataremos de compartir con otros lo que hemos aprendido en nuestras andanzas en el mundo digital y también aprender de otros, construyendo una comunidad donde ahora hay muchas islas aisladas. Tengo planes de regresar a estudiar (aunque aún no he decidido qué) y tengo ya mi lista de libros por leer y comprar para los siguientes meses.

El punto de participación es igual de importante y creo que se deriva del de aprendizaje: ¿para qué sirve el conocimiento si no se aplica? Siempre me he considerado más un activista tecnológico que un ejecutivo de escritorio y este año simplemente quiero hacer y crear cosas, proyectos, conceptos y colaborar con otros que sientan la misma inquietud. Si bien ya aporto mi granito de arena con mis blogs (TBoF y Expressate!) y mi Twitter, quiero llevar adelante mis dos programas de radio por Internet en QuiteLoudFM: ByteMe y Neurona Digital; ya estoy registrado para participar en Conversacion-ES y estoy en algunos proyectos que se están desenvolviendo muy bien, apenas empezando el año, tanto personales como de la comunidad.

Este 2010 será un año para recuperarnos del largo y pesado 2009 y en el que podremos retomar las cosas que dejamos de lado el año pasado por la crisis o las urgencias y en el que las experiencias pasadas nos dejarán ver la vida desde una óptica nueva y para muchos hasta innusual.