Archivo de la categoría: necedades

Sobre las corridas de toros

corrida de toros

Posiblemente me gane el odio de más de uno, pero a mi me gustan las corridas de toros.

Contrario a lo que pueda pensar cualquier persona, no me gustan las corridas de toros porque me guste ver que un hombre se juegue la vida, o por que disfruto ver sufrir a un toro. Desde hace mucho me interesé en la fiesta brava y le he dedicado bastante tiempo en tratar de entender de dónde viene, porque se hace y qué significa. Asistiendo a alguna corridas y preguntando a gente más entendida he comprendido que la fiesta brava no se trata nada más de ir a ver quien sale vivo o muerto, sino que se trata de un ritual complejo que apela a numerosos conceptos de vida, de valor y de sobrevivencia. Se trata de la constante lucha de la humanidad contra la naturaleza desbocada, y del enfrentamiento entre la inteligencia y la fuerza bruta. El toro y el torero son símbolos en este teatro que se hace para recordarnos porque los humanos debemos ser civilizados.

Entiendo que a muchas personas les molesta e incluso les ofenden las corridas de toros, principalmente porque creen que es un acto de crueldad hacia los animales. Escuchando argumentos de detractores de las corridas de toros escucho, como cuando se habla con cualquier fanático, muchos argumentos seculares, llenos de emociones y de lecturas morales y éticas pero poca sustancia. ¿Qué el toro sufre? Seguro, pero no se trata de regodearse en el sufrimiento ajeno. Hay mucho fanatismo –y ya he escrito antes como me molestan los fanáticos– alrededor del cierre de las corridas de toros e incluso manifestaciones públicas de personas que se pintan de rojo para que la gente los vea como ellos ven a los animales de lidia.

Es cierto que la fiesta de toros ya no es lo que solía ser: desde hace tiempo se ha vuelto refugio de villamelones que solo van ahí a sentirse machos mientras se fuman un puro y se emborrachan con una bota mientras ignoran el significado completo del ritual, lo que se convierte en una falta de respeto al sacrificio que hacen tanto el toro como el torero. Montones de peleles gritando “olé!” sin saber qué gritan o porqué mientras los vendedores pasan con vasos de cerveza es lo que a vulgarizado la fiesta de los toros y le ha conseguido la mala fama que tiene, ya que sin significado, el ritual pierde sentido. Es como la gente que va a la ópera porque pretenden que son cultos y aplauden entre escena y escena.

Por otro lado, los fanáticos defensores de los toros se agarran de esta bandera porque es una causa con alto perfil pero que en el fondo no resuelve nada. ¿Hay por ahí algún detractor de los toros que también se queje por la manera en que son procesados y muertos los animales de granja? Muy pocos, porque la masacre en los rastros se hace en silencio, donde nadie puede ver, excepto los jugosos filetes que se sirven en un restaurante. Créanme, las vacas y animales de granja la pasan mucho peor que un toro de lidia, no solo cuando es sacrificado, si durante toda su existencia. Pero nadie se queja porque es atentar contra la economía y la alimenación de miles, ¿cierto?

Para muestra, un pequeño video de cómo es el viaje de una vaca desde la granja hasta el plato:

Al final todo se resume en la sensibilidad que tengamos tanto a la tradición y significado del ritual como a las causas fundamentales de lo que defendemos o atacamos. Si no les gustan las corridas de toros, vale. Si quieren ir a los toros háganlo con respeto, no para irse de parranda. Y si quieren ayudar al planeta y a los animales hagan algo al respecto más allá de estarse quejando para que alguien más lo arregle.

Etiquetado , , , ,

Santería, amor eterno y otras necedades

De vez en cuando reviso mi bandeja de correo no deseado para checar que algún mensaje bueno se haya ido por ahí y muchas veces me llevo sorpresas al entrar acá. Esta vez recibí esta joyita:

Hermandad Cubana Internacional
Someto Domimo y amarro en un abrir y cerrar de ojos a tu marido esposa novia amante o personas de tu mismo sexo
sin importar el tiempo o la distancia los pongo a suplicar amor y sexo: pero sobre todo a tener fidelidad eterna y
si tu quieres te daras el lujo de despreciarlos o humillarlos y botarlos cuando quieras y lo mas importante es que no necesitas fotos ni prendas solo trabajo con el nombre

Te digo si tu pareja te ha sido infiel y si ha tenido sexo con alguien conocido o desconocido Por medio de mis Santos Cubanos Chango Obatala Yemaya y muchos mas

Saco gente de la carcel entierros tesoros y espiritus de los cuerpos casa finca o negocios

Tienes un enemigo en tu trabajo? Hazlo salir sin problemas hago separaciones distanciamientos rituales y quemas de aura y si lo tienen amarrado los desamarro y pongo a la persona que se lo hizo le pida perdon de rodillas
Cuento con oficinas en la ciudad de México

Tu puedes venir y pagar mis servicios directamente
veras resultados de inmediato
preguntame lo que gustes yo te dare respuestas de inmediato

Visita nuestra Pagina.. www.santeroscubanos.com

En serio… ¿quién en su sano juicio buscaría algo así? Lo triste es que haya afuera –y también acá en Internet– hay muchas personas que se sienten muy solas y recentidas con la sociedad en general y que están dispuestas a votar su dinero y su tiempo a cambio de falacias como esta que ofrece amor, sexo o fidelidad eterna. No dudo un segundo de que hay personas que realmente creen en el vudú y la santería como formas de ‘religión‘, pero aprovecharse de una manera tan descarada de personas miserables me parece algo terrible. Si los santeros son tan poderosos bien podrían ‘amarrarse’ la fidelidad del presidente en turno o encontrar los tesoros y quedárselos para ellos, pero al parecer no funciona así, ¿eh?.

He tenido el disgusto de conocer personas que practican la santería de manera profesional y aunque según ellos a veces sienten miedo, ansiedad o asombro, todas admitieron que al final lo que hacen lo hacen por dinero. Si esto no es pasarse de listo, no sé que es.

Ya antes he escrito sobre este tipo de prácticas necias y mi opinión sigue siendo la misma: mientras haya tontos que cambien oro por espejos seguirá habiendo mercaderes que se aprovechen de ellos. ¿No es más sencillo sencillamente vivir por uno mismo?

Cambiar el Mundo

Hace unos días estaba platicando con Alfredo, el dueño de la empresa para la que estaba trabajando hasta hace poco. El hombre es un tipazo dotado de un ingenio y un carisma admirables y afortunadamente para mi llevo una buena relación con él. Después de un rato y dejando los asuntos de trabajo por un lado, me hizo una pregunta que hace mucho no escuchaba: ¿qué es lo que realmente quieres hacer con tu vida?

Esta es una pregunta realmente difícil que muchos desdeñan con respuestas como “quiero ser independiente“, “quiero poner mi negocio“, “retirarme joven” o sandeces por el estilo. Si uno se pone a pensarlo bien es una pregunta muy seria, se refiere a cuál creemos que es nuestro propósito en el Universo o sobre que idea tenemos acerca de nuestra misión de vida. Realmente no es algo que uno debiera contestar a la ligera y merece meditar un poco (en privado antes, si les parece mejor) antes de evadirla.

En mi caso es algo que tengo claro desde hace tiempo: no se trata de trabajo, o de dinero o familia (las tres van y vienen) sino de algo más elemental. Es acerca de cómo justificar tantos años de respirar, comer, estudiar… de vivir.

Mi respuesta es fácil: quiero cambiar el Mundo.

Sé que suena algo cursi, pero cuando lo digo lo digo en serio: creo que nada es perfecto y que nada es estable, y que como seres pensantes (casi todos) tenemos la obligación de afectar nuestro entorno de la manera más positiva para los demás y sobre todo, para los que herederan nuestras broncas.

No se trata tampoco de hacer cosas imposibles: cambiar el mundo no significa –muchas veces– hacer algo cataclísmico que altere la percepción de todos de la noche a la mañana. A veces algo sencillo, algo significativo a la larga puede resultar en un verdadero cambio.

Afortunadamente yo me creo esta historia y Alfredo también me la compró. Ya somos dos entonces. ¿Ven que fácil es?

A Glimpse of Fate

Para los que todavía tenian dudas si hay un Dios o no:

Este video lo encontré en Manuls weblog.

Redes neuronales en la Biblia

Leyendo un poco las sandeces sobre la “ciencia” religiosa y en particular sobre el diseño inteligente, me tope con este artículo sobre los “significados científicos ocultos de la Biblia” que en particular habla sobre cómo construir redes neuronales para crear Inteligencia Artificial descrifrando algunos pasajes del libro de Zacarías y del libro de las Revelaciones. Dice el texto (la traducción al español es mía):

El verdadero significado del misterio de las Iglesias (de Asia) será impactante para muchos, especialmente para los miembros de la comundad de científica. Tan increíble como pueda sonar, el mensaje de las siete iglesias es una descripción simbólica de ¡los principios que gobiernan la operación del cerebro! Cada iglesia representa un conjunto de células o subred del sistema nervioso central, cada una con una única función y principio operativo.

sequence1

Empecemos por el principio:

  1. El libro de Zacarías pertenece a los libros del Antiguo Testamente y fue –supuestamente– escrito alrededor de 518 Antes de Cristo, y el libro de las Revelaciones fue escrito y compilado en el siglo I Después de Cristo, además de que este no fue aceptado en el canón católico hasta el siglo XII. Pretender que bajo cualquier contexto excepto de propaganda religiosa-política es una enorme necedad que requiere más fé que otra cosa para pretender que tienen alguna otra relación.
  2. ¿Por qué asumir que tales avances tecnológicos fueron descubiertos y documentados hace tanto tiempo, si nunca vieron aplicación práctica hasta ahora? ¿Por qué ocultar un ‘conocimiento‘ tan radical y revolucionador en un texto tan ambiguo? Me suena más a que el autor del artículos se está proyectando y pretende colocar cosas donde no la hay. La aseveración que hace de que ‘Los más revolucionarios avances científicos en este siglo vendrán de la Biblia‘ suena más a propaganda y a convicción personal que a cualquier otra cosa. Seguro hay más lugares y textos de donde pueda surgir conocimiento aplicable.
  3. Aunque el artículo empieza con una premisa interesante -apoyandose en personas del calibre de Sir Isaac Newton o Linda Schele– muy pronto se descompone en algo que parece más como un silogismo que mezcla temas que no tienen mucho que ver y parte de una premisa muy débil: ¿los antiguos escribas judíos descubrieron solitos mientras peregrinaban en el desierto todo eso? ¿Y nunca lo documentaron de manera apropiada, o fue transmitida a otros iniciados? La verdad suena más a tema para libro de Dan Brown que a otra cosa.
  4. Finalmente el conocimiento para comprender el mundo y la naturaleza siempre han estado ahí mismo, en la naturaleza. Un ejemplo muy claro del ‘avanzado‘ conocimiento de los antiguos es, por ejemplo, que aunque los mexicas crearon la piedra del Sol en una perfecta circunferencia, nunca desarrollaron ni carretas ni calezas sencillamente porque en el terreno pantanoso en que vivían no era viable utilizarlos y porque no tenían animales de tiro. Con todo esto, a la fecha nadie a encontrado en una pirámide un códice que describa la ‘futura‘ creación de estos artefactos, aunque sería sencillo asumir que lo hicieron con ese fin especulando un poco.

Me resulta increíble que en pleno siglo XXI todavía haya personas que busquen darle fundamente a dogmas viejos y obsoletos por el mero hecho de que así fueron educados. La investigación científica recurre a las más inverosímiles fuentes de inspiración para la creación y el descubrimiento (chequen nada más los premios Ignobel) y es posible que de un estudio de este tipo salgan conclusiones interesantes, pero de ahí a asumir que todo viene de una inspiración divina hay mucho trecho que cubrir.

¿Mentiroso, yo?

Uno de los posts sobre el que más personas me han comentado y preguntado fue este sobre mi experiencia en el X-Files Fan Club cuando brevemente pude conocer a Jaime Maussan. Como comenté entonces, mi experiencia con el periodista me dejó muy desilusionado.

Bueno, de forma muy similar a algo que le pasó alguna vez a mi buena amiga Tere Chacón -que estos días está disfrutando de mejor clima y aire más puro-, hace algunos días recibí este correo, supuestamente, de Jaime Maussan:


jaime maussan (jaimemaussanmx@yahoo.com.mx) to me

Mauricio:

No sé si este es tu correo o ya no lo es, pero leí lo que dijiste de mi en tu página, lo cual no me preocupa, porque seguramente nadie lee.

Pero eres un mentiroso, lo que aseguras yo te dije no es verdad, absolutamente falso.

Que yo investiagaba los ovnis fueran verdad o no…?.

Eres un falso, yo sé lo que digo.

Y lo que tu aseguras no es verdad.

A tí y a tu grupo les abri las puertas.

Yo siempre tengo que demostrar lo que digo, tu aseguras que yo dije que el Toutatis iba a impactar con la tierra…?, seguramente que lo puedes demostrar. Te reto a que lo hagas, pero sé desde hoy que no tienes el valor.

Ya sabes donde estoy.

Te espero.

Jaime Maussan


Estos son mis comentarios al respecto:

  • Jaime Maussan nunca tuvo mi dirección de correo en GMail, sencillamente porque entonces no existía GMail. Él tiene otra dirección de correo que todavía existe.
  • El correo de Maussan que yo tengo no es de Yahoo! Este ni siquiera lo conozco.
  • Sé lo que escuché, y lo sostengo. Como he aclarado antes, yo no soy ni pretendo ser un reportero, y esa historia la cuento a manera de anécdota, no como chisme.
  • Yo no fui el único que se enteró de las declaraciones de Maussan sobre Tutatis, o de muchas otras inadecuadas e inexactas declaraciones similares.

Ya recordé por qué me alejé de toda esa gente…

Etiquetado

El primer día del otoño

También en este día se celebra el día dedica a San Mauricio, un santo bastante merol, fuente de algunos de mis extraños poderes:

San Mauricio era oficial de la legión tebana del ejército de emperador Maximiliano Herculio, la cual estaba compuesta por cristianos del Alto Egipto. Mauricio, al igual que sus compañeros, se rehusó a seguir las órdenes del emperador de hacer sacrificios a los dioses para asegurar la victoria sobre el rebelde Bagaudae.

Al desobedecer en repetidas ocasiones, se separaron del ejército acantonado en Octodurum (Martigny) cerca del Lago Ginebra y partieron a Agaunum (St. Maurice-en-Valais), Maximiliano hizo que toda una legión de más de seis mil hombres fuera muerta. Los legionarios fueron animados en su fe por Mauricio y dos compañeros suyos: Exuperio y Cándido. Su historia fue relatada por San Euquerio quien llegó a ser obispo de Lyon alrededor del año 434.

El día que el mundo no se acabó

Si hay un libro que realmente ha causado daño a la humanidad es el Libro de las Revelaciones que aparece al final de Nuevo Testamento, donde Juan (pero no el Bautista) narra como se llevará a cabo el Día del Juicio Final, con ángeles, demonios y catástrofes universales. Han sido muchas las horas y las personas que se han dedicado a analizar los ‘misterios’ de libro del Apocalipsis (por su nombre en griego), pero han sido más los que lo han aprovechado como plataformaa para anunciar una y otra vez que el mundo se va acabar.

El primer aviso llegó en 1986 cuando el cometa Halley hizo su visita regular a la Tierra después de 76 años, aunque según una interpretación de las Profecias de Nostradamus, el Fin del Mundo empezaría en 1988, en algún momento entre Agosto o Septiembre, poco antes del desayuno, cuando se desataría la Tercera Guerra Mundial con bombas atómicas y efectos especiales. Yo estaba ahí (bueno, entonces) y se los aseguro: No Pasó Nada.

Claro que algunos años más tarde, cuando los Estados Unidos invadieron Kuwait, me tocó ver a muchos adultos llorando como recién nacidos, y no falto el Vidente que reinterpretara los cálculos de Nostradamus según una oscura omisión del calendario Gregoriano. Aun así, no se acabó el Mundo.

Lo mismo pasó en 1994 con la Crisis Económica Mundial, en 1998 con las predicciones de Aleister Crowley, en 1999 otra vez según Nostradamus, en el año 2000 con el Y2K, en el 2001 con el atentado a Nueva York el 11 de Septiembre, en el 2002 con la invasión de Estados Unidos a Iraq, y más recientemente con el paso del asteroide 4179, denominado Tutatis. Según muchos ‘expertos’, el Mundo como lo conocemos se acababa hoy, 29 de Septiembre a las 9:00 AM, Tiempo Universal, estilo “Cita con Rama”.


Tutatis, el asteroide del Juicio Final, hoy por la mañana

Pero no pasó nada. Tutatis pasó a 1.5 millones de kilómetros de la Tierra, algo así como cuatro veces la distancia entre nuestro planeta y la Luna, como un objeto de magnitud 10: ni siquiera lo suficientemente brillante para ser visto sin instrumentos. Tutatis pasará así de cerca una vez más dentro de 558 años, suficiente tiempo para dormir tranquilos.

Pero, ¿por qué la fijación con el Fin del Mundo? En muchos sentidos la gente de mi generación somos hijos de una cultura apocalíptica, donde el Fin acecha al otro lado de la esquina. ¿Quién se beneficia de esta paranoia? Los empresarios, que venden chochitos anti-cometa y refugios subterráneos a prueba de radiaciones; y la Iglesia, que a falta de una mejor idea para retener a sus feligreses los amenaza con la Ira de Dios en el Fin de los Tiempos, la trillada profesía del Fuego Eterno y el chirriar de dientes.

Pero no deshagan sus maletas: la próxima fecha cósmica es el 22 de diciembre del 2012, año en el que según el calendario maya empieza el Sexto Sol, aunque temo que el Fin del Mundo ha sido tan anunciado que no creo que a nadie le importe ya, a menos que realmente ocurra y aún así ya ha perdido el elemento sorpresa. Pronto los empresarios tendrán que buscar otra técnica de ventas y la Iglesia… bueno, algo se les ocurrirá.

Uno de mis diálogos favoritos en Watchmen de Alan Moore es el que ocurre entre el tendero del puesto de revistas y Rorschach:

– “¡Oiga! ¿No que el Mundo se iba a acabar anoche?”
– “Asi fué”
– “Uh, pero el Mundo no se acabó…”
– “¿Está seguro?”

Hasta la próxima catástrofe.