Archivo de la categoría: gurus

El “Hombre-Idea”

Man with an Idea

El Hombre-Idea (o Persona-Idea, si nos ponemos estrictos) es esa persona que todos quieren ser: es el que llega de repente gritando “Eureka” con una idea enorme y cataclísmica que cambiará para siempre nuestras vidas. Es difícil criticar a alguien por ser una persona con ideas excepto por un detalle: rara vez aquel que llega con ideas se hace responsable de convertirlas en realidad, es decir, no se hace responsable de la ejecución de su idea.

Ejemplos de este caso los hemos vivido todos: llega un jefe, startupero o digital wannabe a interrumpir lo que sea que estamos haciendo para aventarnos su idea y luego salir con la frase “me avisan cuando quede listo“. Para la persona que pone la idea en la mesa su posición es muy cómoda: el está siendo el Iniciador, el Origen; su rol es ser “disruptivo” y “original” para “cambiar paradigmas“, y su trabajo termina cuando saca su idea a la luz. Si la idea funciona, es gracias a él; si no funciona, es culpa de los otros que no lo entendieron o la hicieron mal. Todos quieren ser el “Hombre-Idea” porque él siempre está a salvo, sin importar lo que pase después.

El problema con la Creación de Ideas es que es relativamente fácil tener una idea, pero es bastante más difícil y complejo convertirla en algo real. De la misma manera, en el Mundo de las Ideas no hay restricciones ni límites pero en el mundo real sí los hay: estamos restringidos por el tiempo, el presupuesto, los recursos, otros compromisos, la física y la tecnología actual. No es que a nadie se le haya ocurrido hacer un coche que funcione con agua o los motores warp de Star Trek, el asunto es que es más complicado fabricarlos que imaginárselos.

Visto desde esta óptica, el “Hombre-Idea” debe evolucionar para convertirse en el “Hombre-Creación”. Cada vez que tengamos ideas deberíamos adoptarlas y adquirir el compromiso de cuidarlas hasta verlas cristalizadas en lugar de simplemente pasarle la responsabilidad o echarle la culpa  a alguien más. Es también importante tener la precaución de que puede que muchas ideas se queden solo en eso por falta de recursos o tiempo para fijar expectativas realistas de lo que pueden llegar a ser nuestras ideas, especialmente que casi ninguna idea pasa del pensamiento a producto terminado de manera instantánea y nada garantiza que cada idea se volverá algo tangible. Asumir esto último es una necedad que nos obliga a repensar las cosas antes de ir a llenarle la cabeza de humo a otros.

Lo más importante es que las ideas y la ejecución van juntas y se multiplican a si mismas: una excelente idea con una pésima ejecución valen lo mismo que una mala idea con una excelente ejecución. Si ponemos lo mejor de nosotros de ambos lados de la ecuación en lugar de delegar a ciegas veremos como nuestras ideas atraen manos para que aterricen en la realidad, todo lo demás es perder el tiempo.

Etiquetado , , ,

Todos somos Raros

Weird people

Los Raros no son sollitarios ni están solos tampoco. Los Raros son raros porque se han despedido de la comodidad y la eficiencia de la Masa y en su lugar están formando grupos pequeños donde su rareza es esperada. El elemento clave en ser Raro es este: la insistencia en tomar nuestras propias decisiones“.

we_are_all_weirdSeth Godin ha publicado dentro de The Domino Project su nuevo libro: “We are all Weird” (Todos somos Raros) con una idea simple pero devastadora: el Fin del Mercado de Masas ha llegado. Aquellos días en que los mercadólogos y los publicistas creaban mensajes que le quedaban a todo el mundo o al menos a una “gran mayoría” se han terminado.

En lugar de lo que consideramos “promedio”, “normal” o simplemente “común” el mundo se ha diversificado de tal manera que lo único común es la diversidad en todos sus sentidos, y ya hay opciones para cualquier gusto y tamaño, no sólo los tres más comprados.

Seth llama “Raros” a todos aquellos que simplemente no quedan dentro de la definición mercadológica de “normal” o de “mercado”. Todos los pequeños nichos de personas a las que les gustan las cosas superdefinidas o que están fuera de la corriente cultural principal (mainstream) de los medios supermasivos.

De acuerdo a Seth, la “normalidad” se está diluyendo cuando hay más gente en el área de “raros”. Esta nueva tendencia (nichos vs masa) se acentúa cada vez más por cuatro factores principales que están cambiando la visión de la sociedad:

  1. La Creación se está Amplificando: estos días cualquiera puede producir texto, imágenes, fotos, música o video y publicarlos por si mismo sin necesidad de intermediarios, seguro de que a través de los medios digitales muchas personas tendrán acceso a ver su obra. Al aumentar la capacidad de publicación de contenido original se produce más información para todos, donde los independientes superan con creces el volumen y la frecuencia de los medios masivos establecidos.
  2. La Riqueza nos permite hacer lo que queramos, y lo que queremos es ser Raros: bajo el concepto de Rareza de este libro viene el concepto de Riqueza, que no es tener muchísimo dinero o bienes materiales, sino la capacidad para tomar decisiones. La gente que es extremadamente pobre no tiene muchas capacidades de decisión: come lo que puede y vive donde puede. Cuando una persona tiene suficientes recursos y suficientes opciones empieza a ser Rica, y lo primero que hace una persona con opciones es empezar a decidir lo que quiere y a separarla de lo que no quiere. Siempre que tengamos opciones, por lo general eligiremos aquello que nos haga sentir únicos y especiales, es decir, aquello que nos haga Raros.
  3. La Mercadotecnia es más eficiente cuando se dirige a los Raros: si revisamos conceptos como The Long Tail (La Larga Cola) encontraremos la justa definición del mercado de los Raro: hay más oportunidad de negocio es una multitud de opciones dispares que en productos hechos “para todo el mundo”. Es más fácil que la gente desembolse dinero para obtener algo con lo que están obsesionados.
  4. Las Tribus están mejor conectadas: antes de Internet los grupos de personas con gustos fuera de lo ordinario estaban limitadas por la geografía, la distancia, el lenguaje y el tiempo. Actualmente Internet permite a personas con gustos y preferencias fuera del promedio conocerse y congregarse en espacios digitales que refuerzan sus gustos y aficiones. Estas Tribus digitales son cada vez y se pueden agregar de manera instantánea en foros, redes sociales, blogs, listas de correo o cualquier otro medio que permita la interacción entre personas.

¿Confuso? Basta con ver la forma en que Starbucks atiende a sus clientes y la política sobre preparar cada bebida exactamente como el cliente la desea siempre que haya los materiales para hacerlo, no importa que tan rara o extravagante sea la petición. Burguer King prepara todas sus hamburguesas “como tu quieras” y hoy es posible encontrar heladerías con más de 31 sabores difentes de helado (!), mucho más de los típicos fresa, vainilla y chocolate.

El mundo en que vivimos es mucho más raro y complejo que aquel de la sociedad industrializada de consumo del siglo XX: hoy leemos libros en computadoras, tomamos clase por Internet y conocemos personas sin haberlas visto jamás directamente. La libertad de tomar decisiones sobre lo que queremos y cuándo y dónde lo queremos nos da también la libertad de salirnos de la norma. De, simplemete, ser Raros.

We are all Weird” está disponible en una edición impresa de $15.00 USD  limitada a sólo 11,000 ejemplares (el día del lanzamiento se fue la cuarta parte) e incluso hay una edición especial con una portada variante. También está disponible la edición digital para Kindle que cuesta sólo 8.00 USD.

La épica batalla de nuestra generación entre el status quo de la Masa y la constante marea de los Raro está llegando a su fin, y lo Raro, lo Único y lo auténticamente Diferente estan ganando. Nuestras percepciones de lo que es “común” o “correcto” ya no serán nunca las mismas; la gente que se dedica a inventar, producir, promover y vender deberá darse cuenta de que el mundo del conformismo se quedo atrás.

Bienvenidos a la Era de lo Raro, donde las decisiones son tuyas.

¿Dónde están los gurús?

La semana pasada estuve fuera de la ciudad invitado a la reunión de los Microsoft Student Partners en Valle de Bravo en compañía de varios de los más talentosos estudiantes de carreras de tecnología de México especializados en tecnologías de Microsoft. La experiencia fue realmente muy amena y siempre es muy refrescante platicar con la nueva generación de tecnológos y tecnófilos para no sentirme tan desactualizado y sobre todo ver la pasión y las ganas que le ponen aquellos que aún se estan preparando para tomar las riendas del futuro tecnológico en nuestro país.

Afortunadamente fui invitado no sólo a acompañarlos sino también a dar una plática sobre Experiencia de Usuario para presentadores (speakers). Si tomamos en cuenta que estos muchachos y muchachas presentan ante montones de estudiantes en sus respectivas escuelas es natural que deseen saber que pueden ser mejores presentadores (por qué me preguntan a mí, ni idea, pero traté de darles tips).

En algún punto de la presentación les hice la pregunta: ¿podrían nombrar a alguna persona o gurú én México a quien ustedes lean o sigan?

Después de 1 minuto de silencio la plática siguió por otro lado, pero me dejo impactado la respuesta (o la falta de la misma) sobre este tema. Cuando hablamos de ‘gurús’ en temas de tecnología siempre suenan nombres extranjeros e historias de éxito de otros países o continentes, pero nada –o muy poco– de México o Latinoamérica. De acuerdo que somos una región “en vías de desarrollo”, pero en serio… ¿ni uno sólo a estas alturas?

Puede que el término “Gurú” sea muy fuerte (mi buen amigo Efraín nada más no lo tolera), pero estamos en un momento clave para estar montados o no en la ola tecnológica al mismo tiempo que tenemos una grave carencia de líderes a quienes seguir como ejemplo (o advertencia) en nuestra cultura y economía, y eso es terriblemente grave, ¿o tal vez la cultura digital y la perspectiva global esté tan permeada en los chavos 2.0 que ya no necesitan gurús?

El tiempo lo dirá. Yo si tengo mis gurús y no me da pena admitirlo :-p