Archivo de la categoría: colaboración

Firma la petición para hacer el SAT más usable

Home del SAT por el W3C Validator
Dicen que “los mejores registros de un gobierno son los de los impuestos” y puede que sea verdad, pero hablando de sitios web, apps móviles y servicios digitales los de los gobiernos -y los de los impuestos- casi siempre son los peores, particularmente en los tema de diseño, usabilidad, accesibilidad y en general, de todas las disciplinas relacionadas con el tema de Experiencia de Usuario.

En México el tema fiscal es uno que nunca está bien, especialmente en la web: el Servicio de Administración Tributaria (SAT) parece no entender como funciona la tecnología a pesar de las inversiones gigantescas que hace en este rubro y año contra año hay problemas para hacer declaraciones de impuestos, generación de facturas o cualquier trámite. En pleno siglo XXI estar bien con el fisco parece que todavía es privilegio de contadores y una pequeña elite que entiende las reglas y los huecos en ellas.

Para los contribuyentes, ya sean personas físicas con actividad empresarial o empresas atender los requerimientos del SAT es algo oscuro y complejo que muchas veces es un trabajo de tiempo completo: sitios y aplicaciones mal hechas, mal diseñadas y mal documentadas, con textos, guías y manuales escritas en un lenguaje inaccesible para la mayoría de la gente -confieso, yo entre ellos- y que se interponen en el trabajo de cada día. La experiencia de un usuario interactuando con sus sitios es nefasta, por decir lo menos. La gente prefiere delegarlo a alguien que entienda los misterios fiscales y lo que no pueden deciden que es más sencillo no hacer nada.

La situación digital del SAT es muy grave por un buen número de razones, entre ellas:

  • No facilita la relación entre el gobierno y la ciudadanía.
  • Es inaccesible para personas con capacidades limitadas o diferentes.
  • Favorece la opacidad y dificulta la transparencia y la rendición de cuentas.
  • Aliena a los ciudadanos que desean cumplir sus obligaciones fiscales.
  • Alienta la informalidad y el incumplimiento.

…y muchas, muchas razones más, entre ellas, que es simplemente irritante y doloroso siquiera intentar hacer algo.

Después de desperdiciar muchas horas y de intentos infructuosos de hacer que el SAT -o al menos los encargados de sus sitios web- me hagan caso sobre el tema, es que decidí crear una campaña en Change.org con el título SAT – Servicio de Administración Tributaria de México: Exigimos que los servicios web, móviles y digitales del SAT sean usables y accesibles“:

En 2007 el Gobierno de México dió un paso adelante de otros países de Latinoamérica al comprometerse a tener sitios más usables y accesibles para los visitantes.

El 26 y 27 de julio de ese año se firmó en Monterrey, México, el Primer Manifiesto sobre Usabilidad y Accesibilidad para los Portales Gubernamentales Mexicanos. Creemos que es algo importante que el Gobierno de un país se interese en que los sitios oficiales de sus entidades sean más accesibles y sigan reglas de Usabilidad, algo que muchas instituciones del Estado desconocen que existe.

Esto se dió en el marco de Seminario Internacional de Usabilidad y Accesibilidad para la Web en donde el Gobierno se comprometió, entre otras cosas, a lo siguiente:

  • Asegurar el acceso democrático, inclusive a personas con discapacidad, a los portales gubernamentales cumpliendo con los estándares del W3C.
  • Facilitar la creación, el archivo y la administración del contenido utilizando sistemas accesibles.
  • Asegurar que el contenido y los servicios sean fáciles de encontrar, descubrir y usar según las mejores prácticas de diseño y desarrollo web.
  • Aprovechar el potencial de las tecnologías de información para mejorar la atención a los ciudadanos.

A más de cinco años de este acuerdo, el portal web y los sitio del Sistema de Administración Tributaria (www.sat.gob.mx) siguen sin cumplir los lineamientos mínimos firmados en el acuerdo, e inclusive han empeorado.

Los ciudadanos de México exigimos que los servicios web, móviles y digitales del SAT sean usables y accesibles para honrar el compromiso de transparencia y usabilidad de los servicios de gobierno de nuestro país.

La petición se puede firma en Change.org y solo quiero conseguir 100 personas que estén de acuerdo para preparar una propuesta y llevarla al SAT con la esperanza de que hagan algo al respecto.

¡Ojalá pase algo! Publicaré las actualizaciones y mis análisis del problema acá mismo.

Anuncios
Etiquetado , , , ,

El “Hombre-Idea”

Man with an Idea

El Hombre-Idea (o Persona-Idea, si nos ponemos estrictos) es esa persona que todos quieren ser: es el que llega de repente gritando “Eureka” con una idea enorme y cataclísmica que cambiará para siempre nuestras vidas. Es difícil criticar a alguien por ser una persona con ideas excepto por un detalle: rara vez aquel que llega con ideas se hace responsable de convertirlas en realidad, es decir, no se hace responsable de la ejecución de su idea.

Ejemplos de este caso los hemos vivido todos: llega un jefe, startupero o digital wannabe a interrumpir lo que sea que estamos haciendo para aventarnos su idea y luego salir con la frase “me avisan cuando quede listo“. Para la persona que pone la idea en la mesa su posición es muy cómoda: el está siendo el Iniciador, el Origen; su rol es ser “disruptivo” y “original” para “cambiar paradigmas“, y su trabajo termina cuando saca su idea a la luz. Si la idea funciona, es gracias a él; si no funciona, es culpa de los otros que no lo entendieron o la hicieron mal. Todos quieren ser el “Hombre-Idea” porque él siempre está a salvo, sin importar lo que pase después.

El problema con la Creación de Ideas es que es relativamente fácil tener una idea, pero es bastante más difícil y complejo convertirla en algo real. De la misma manera, en el Mundo de las Ideas no hay restricciones ni límites pero en el mundo real sí los hay: estamos restringidos por el tiempo, el presupuesto, los recursos, otros compromisos, la física y la tecnología actual. No es que a nadie se le haya ocurrido hacer un coche que funcione con agua o los motores warp de Star Trek, el asunto es que es más complicado fabricarlos que imaginárselos.

Visto desde esta óptica, el “Hombre-Idea” debe evolucionar para convertirse en el “Hombre-Creación”. Cada vez que tengamos ideas deberíamos adoptarlas y adquirir el compromiso de cuidarlas hasta verlas cristalizadas en lugar de simplemente pasarle la responsabilidad o echarle la culpa  a alguien más. Es también importante tener la precaución de que puede que muchas ideas se queden solo en eso por falta de recursos o tiempo para fijar expectativas realistas de lo que pueden llegar a ser nuestras ideas, especialmente que casi ninguna idea pasa del pensamiento a producto terminado de manera instantánea y nada garantiza que cada idea se volverá algo tangible. Asumir esto último es una necedad que nos obliga a repensar las cosas antes de ir a llenarle la cabeza de humo a otros.

Lo más importante es que las ideas y la ejecución van juntas y se multiplican a si mismas: una excelente idea con una pésima ejecución valen lo mismo que una mala idea con una excelente ejecución. Si ponemos lo mejor de nosotros de ambos lados de la ecuación en lugar de delegar a ciegas veremos como nuestras ideas atraen manos para que aterricen en la realidad, todo lo demás es perder el tiempo.

Etiquetado , , ,

5 aprendizajes como emprendedor

Startups

Después de mi trabajo en Microsoft quería cambiar la dinámica en la que había estado trabajando por casi 4 años y mitad accidente mitad queriendo, abrí mi propio negocio: Tesseract Space. Este no es mi primer emprendimiento, ya antes había tenido otros negocios propios y de cada uno tuve diferentes aprendizajes, pero esta vez traía bajo el brazo más edad (cuenta), más preparación en cómo hacer negocios y más ideas sobre cómo cambiar al mundo. Dos años y medio después, quiero compartir los cinco aprendizajes principales que he adquirido en este emprendimiento:

  1. Sé flexible. Parte del chiste de ser un emprendedor es que el equipo es pequeño y los recursos también. Para alguien acostumbrado a trabajar en un entorno donde lo básico ya está resuelto puede ser muy incómodo tener que resolver todo: desde la limpieza de la oficina hasta el cambio de los cartuchos de la impresora o el mantenimiento de los equipos. Ser flexible en este sentido implica que es necesario sacar las cosas adelante en lugar de estar renegando de que nada funciona.
  2. Enfócate. Muchas personas piensan que tener un negocio propio siginifica no tener horarios, llegar tarde, salir temprano y tomarse tres horas para comer. Otras piensan que pueden hacer reuniones de cuatro horas para lluvias de ideas o invertir toda la mañana leyendo en Facebook o bajando ringtones para su teléfono. Ninguna de estas ideas es cierta, pero es fácil caer en la tentación de querer hacer de todo o de tomarse el trabajo  con excesiva calma. La clave del éxito de un emprendimiento es enfocarse en  lo que es importante, todo lo demás es opcional.
  3. Crea productos que vendan. Si bien el emprendimiento surge de darle forma a ideas e inquietudes propias, al final también debe ser un negocio. Si el producto o servicio que estamos desarrollando no le interesa a la gente lo suficiente para gastar en él entonces hay que cambiar el enfoque, hacer algo diferente o asegurar financiamiento de otra parte. ¡La pasión sola no sirve para pagar las cuentas!.
  4. La gente es importante. Las historias en las que una persona sola creaba su propio negocio encerrado en una cochera o en su cuarto son las menos. Estos días poder atraer a personas talentosas que compartan la idea y pasión del emprendimiento es crítico para poder tener productos y servicios de valor. Tampoco se trata de invitar a los amigos y comenzar un club social, sino a gente inteligente y responsable que pueda ayudar a enfocar el trabajo y a producir. Es difícil contratar personas que uno no conoce, pero lo importante es que puedan entregar resultados.
  5. La ejecución es lo más importante. Los cuatro puntos anteriores convergen en este: las ideas son buenas pero por sin una buena ejecución no sirven para nada. Si somos capaces de evitar los problemas pequeños y de enfocarnos en hacer productos tangibles que la gente quiera y que sean mantenidos por un equipo de personas excepcionales, entonces tenemos un negocio. SI fallamos en crear algo que la gente pueda y quiera usar entonces solo tenemos un montón de buenas intenciones. Sin ejecución, todo lo demás carece de sentido.

Debo decir que yo mismo he fallado en cada uno de estos puntos en algún momento, pero justo ahí es donde está el aprendizaje, y no importa como se adquiera, todo el conocimiento suma. Espero que estas recomendaciones le puedan servir a alguien más que esté pensando en arrancar su negocio o que ya tenga uno.

Etiquetado ,

Sobre Conversación-ES

Conversación-ES es un proyecto que nace inspirado en la serie de libros The Age of Conversation editados y publicados por Drew Mclellan y Gavin Heaton.

Este año, motivados a impulsar la colaboración entre blogeros y autores de habla hispana, Efraín Mendicuti, Engel Fonseca y Rafaél Jiménez se han reunido para invitar a a 100 blogeros que estén interesados en participar.

El pasado 22 de diciembre de 2009 en el evento de Neurona Digital Fest (básicamente un evento donde se transmitió el programa de Neurona Digital con audiencia en vivo) Efraín, Engel y un servidor realizamos el anuncio y se lanzó el blog del proyecto con la convocatoria para que otros entusiastas puedan sumarse al proyecto.

Desde el 22 de diciembre y hasta el 25 de enero cualquiera que desee colaborar podra registrarse como co-autor / colaborador del libro. Solo hay que llenar la forma de registro en la que también podrás elegir la sección para la que quieres escribir: Social Media, Creatividad en línea, Personal Branding, Integración del marketing mix ó PYMES en Internet.

Yo ya estoy incluido en el proyecto como colaborador y podrán ver publicado en unos meses un artículo mío sobre Innovación Tecnológica en el tema de Creatividad en Línea.

Conversación-ES, por cierto, es un proyecto sin fines de lucro y las utilidades generadas de la venta o distribución del libro serán donadas a alguna causa social definida por los mismos autores o colaboradores del libro. Si tienen algo que decir, ahora es cuando.