Archivos Mensuales: mayo 2013

A Glimpse of Fate

NoE - Propietario Psicopata

¿Qué pasó con “se ponchan llantas gratis“?
Con mucho, ¡uno de los mejores letreros precautorios que he visto!

 

Anuncios

El internet de las cosas

internet-of-things

En los primeros días de la computadora personal se hablaba de las “Eras de la Computación“, donde la PC era el anuncio de la 4ta Era del Cómputo, y se debatía entonces si la Quinta Era estaría representada por supercomputadoras capaces de realizar miles de millones de cálculos por segundo o por software “inteligente” capaz de tomar sus propias decisiones. En medio de este debate académico surgió internet y tomó por sorpresa a más de uno, ya que aunque estaba basada en protocolos y especificaciones de la década de 1970 tuvo éxito en cubrir todo el mundo sin tener un centro regulador, ocupando con toda propiedad el espacio de la Quinta Era del Cómputo y abriendo camino a la web, las redes sociales, la sindicación de contenido y reciéntemente a la Nube. Aunque hay quien todavía sigue pensando que internet es una moda pasajera y que así como llegó se irá, argumentando que es insegura, que es imposible mantenerla, que es tecnología vieja que pronto será reemplazada por algo más sofisticado…

Ya entrados en el siglo XXI es innegable la manera en que internet ha cambiado la manera en que nos comunicamos, nos relacionamos y vemos al mundo, pero ciertamente internet es una tecnología que se mueve lentamente para asegurar que sea abierta, participativa, incluyente y compatible para todos. Cambios urgentes como el de IPv4 a IPv6 que nos asegurarían millones de nuevas direcciones IP para nuevos nodos en la red simplemente no han sucedido. Coordinar el desarrollo de una plataforma tan grande y heterogénea como es internet no es tarea sencilla.

La pregunta entonces es: ¿qué es lo que sigue? ¿Para dónde se moverá internet?

En medio de una docena de buzzwords como “Big Data“, “Cloud Computing” y otras más, surge una nueva tendencia en el ámbito de la computación: El internet de las cosas, un término acuñado en 1999 por Kevin Ashton y que en su versión original decía que:

la información que existe hoy en internet fue creada y capturada por seres humanos -tecleando, escaneando, fotografiando y grabando. El problema aquí es que la gente tiene su tiempo, atención y exactitud limitada, y esto afecta la calidad y la cantidad de la información que se obtiene del mundo real. Si tuvieramos computadoras que “conocieran” las cosas y pudieramos utilizar la información que recopilan sin nuestra ayuda, seríamos capaces de medir y contarlo todo, reduciendo enormemente desperdicio, pérdidas y costos. Sabríamos cuando algo necesita ser reemplazado, reparado o reubicado, o cuando algo sigue fresco o ya pasó su mejor momento. La Internet de las Cosas tiene el potencial de cambiar el mundo, justo como la internet ya lo ha hecho.

La investigación de la Internet de las Cosas -o IoT– aún está en su infancia, por lo que no hay una definición estándar y cada empresa o fabricante tiene su propia definición. Una de las que más de gusta es la de SAP que dice que The Internet of Things es:

un mundo donde los objetos físicos se integran de manera natural a las redes de información, y donde los objetos físicos pueden volverse participantes activos en los procesos de negocios. Los servicios están disponibles para interactuar con estos “objetos inteligentes” para por medio de internet  poder consultarlos, cambiar su estado y obtener información asociada a ellos con las debidas medidas de seguridad y privacidad.

Ya es claro que las PCs tienden a desaparecer en favor de dispositivos más portátiles como smartphones y tabletas, así como que el browser no es la única manera de obtener información de internet, pero ¿qué pasaría si otros objetos cotidianos pudieran estar conectados también? En este caso, cada objeto en nosotros o alrededor nuestro (piensen en relojes, collares, aretes, hebillas de cintos, botones de camisas y blusas, marcos de puertas o los juguetes de los niños) sería un nodo de internet, que recolecta y muestra información dependiendo del contexto donde se encuentre.

Internet of Things

Las aplicaciones de este enfoque, con objetos conectados de manera casual a servicios e información en la Nube es enorme: desde integración de la información del entorno en nuestro espacio (ya no habrá que ajustar relojes al viajar, preguntar direcciones o verificar el tipo de cambio) hasta la automatización en el flujo y creación de información.

The Internet of Things no es cosa del futuro lejano: gadgets simples como las credenciales con RFID, los smartwatches o el famoso Google Glass, que son dispositivos con conectividad limitada que capturan, envían y reciben información según el contexto de dónde se encuentren o cómo se estén usando.

Aún falta tiempo para ver esta visión completa -y si es que se llega a completar- y quedan pendientes que van más allá de la tecnología como la seguridad y privacidad de las personas que sean usuarios de IoT. Veremos que nos trae el futuro.

Etiquetado , , ,

Sobre las corridas de toros

corrida de toros

Posiblemente me gane el odio de más de uno, pero a mi me gustan las corridas de toros.

Contrario a lo que pueda pensar cualquier persona, no me gustan las corridas de toros porque me guste ver que un hombre se juegue la vida, o por que disfruto ver sufrir a un toro. Desde hace mucho me interesé en la fiesta brava y le he dedicado bastante tiempo en tratar de entender de dónde viene, porque se hace y qué significa. Asistiendo a alguna corridas y preguntando a gente más entendida he comprendido que la fiesta brava no se trata nada más de ir a ver quien sale vivo o muerto, sino que se trata de un ritual complejo que apela a numerosos conceptos de vida, de valor y de sobrevivencia. Se trata de la constante lucha de la humanidad contra la naturaleza desbocada, y del enfrentamiento entre la inteligencia y la fuerza bruta. El toro y el torero son símbolos en este teatro que se hace para recordarnos porque los humanos debemos ser civilizados.

Entiendo que a muchas personas les molesta e incluso les ofenden las corridas de toros, principalmente porque creen que es un acto de crueldad hacia los animales. Escuchando argumentos de detractores de las corridas de toros escucho, como cuando se habla con cualquier fanático, muchos argumentos seculares, llenos de emociones y de lecturas morales y éticas pero poca sustancia. ¿Qué el toro sufre? Seguro, pero no se trata de regodearse en el sufrimiento ajeno. Hay mucho fanatismo –y ya he escrito antes como me molestan los fanáticos– alrededor del cierre de las corridas de toros e incluso manifestaciones públicas de personas que se pintan de rojo para que la gente los vea como ellos ven a los animales de lidia.

Es cierto que la fiesta de toros ya no es lo que solía ser: desde hace tiempo se ha vuelto refugio de villamelones que solo van ahí a sentirse machos mientras se fuman un puro y se emborrachan con una bota mientras ignoran el significado completo del ritual, lo que se convierte en una falta de respeto al sacrificio que hacen tanto el toro como el torero. Montones de peleles gritando “olé!” sin saber qué gritan o porqué mientras los vendedores pasan con vasos de cerveza es lo que a vulgarizado la fiesta de los toros y le ha conseguido la mala fama que tiene, ya que sin significado, el ritual pierde sentido. Es como la gente que va a la ópera porque pretenden que son cultos y aplauden entre escena y escena.

Por otro lado, los fanáticos defensores de los toros se agarran de esta bandera porque es una causa con alto perfil pero que en el fondo no resuelve nada. ¿Hay por ahí algún detractor de los toros que también se queje por la manera en que son procesados y muertos los animales de granja? Muy pocos, porque la masacre en los rastros se hace en silencio, donde nadie puede ver, excepto los jugosos filetes que se sirven en un restaurante. Créanme, las vacas y animales de granja la pasan mucho peor que un toro de lidia, no solo cuando es sacrificado, si durante toda su existencia. Pero nadie se queja porque es atentar contra la economía y la alimenación de miles, ¿cierto?

Para muestra, un pequeño video de cómo es el viaje de una vaca desde la granja hasta el plato:

Al final todo se resume en la sensibilidad que tengamos tanto a la tradición y significado del ritual como a las causas fundamentales de lo que defendemos o atacamos. Si no les gustan las corridas de toros, vale. Si quieren ir a los toros háganlo con respeto, no para irse de parranda. Y si quieren ayudar al planeta y a los animales hagan algo al respecto más allá de estarse quejando para que alguien más lo arregle.

Etiquetado , , , ,

El startup de $100

startup-2013

Ser emprendedor no es algo fácil, ni para todas las personas: no hay una receta que garantice el éxito de un emprendimiento aunque se siga al pie de la letra, ya que hay muchas variables (económicas, tecnológicas, humanas, culturales, kármicas, etc.) que afectan lo que hacemos y que están en constante cambio y evolución. De la misma manera, no todos los que emprenden se van a convertir en el siguiente Bill Gates o Mark Zuckerberg –o a quien sea que le recen por dólares-.

Los pocos casos de éxito que a la prensa y a los blogueros les encanta promulgar una y otra vez como Google, Apple, Netflix, Amazon, Twitter o Facebook son una ínfima representación de la cantidad de personas que tienen un emprendimiento y en el que la inmensa mayoría termina fracasando, por falta de recursos, de oportunidad, de contactos, de un buen plan de negocios o simplemente por mala suerte. Poco más del 80% de los emprendimientos nuevos cierran operaciones dentro de los primeros dos años de su arranque.

The 100 startupHay muchas lecciones que podemos aprender de las personas que han comenzado un negocio y es posible, con dedicación y cuidado, poder tener un negocio exitoso. Un libro muy interesante que me encontré hace tiempo llamado $100 Startup, de Chris Guillebeau tiene muy buenas lecciones al respecto y tiene una buena dosis de historias de emprendedores de todas partes del mundo (no solo de Estados Unidos), de todas las edades (desde 16 años hasta más de 60) y de todo tipo de negocios (desde la chica que vende guantes tejidos por internet hasta un señor que entrega colchones a domicilio usando su bicicleta).

Entre los muchos consejos que tiene el libro me llamó mucho la atención el asunto de las cinco P´s del emprendedor, que resumen de una forma muy simple lo que alguien necesita para arrancar un negocio:

  • Pasión. Sin pasión es imposible comenzar nada. Los que están buscando iniciar su negocio para levantarse tarde, dormirse temprano y tener comidas de tres horas deberían buscar en otra parte. La pasión por el emprendimiento -sea lo que sea- es el ingrediente principal para salir adelante en los momentos difíciles y para convencer a otros que tus ideas valen la pena.
  • Propósito. No se trata de trabajar menos, sino de trabajar mejor. Si no sabes cómo nuestro emprendimiento ayuda a otras personas o empresas a ser más plenos entonces no tienes que ofrecerles y por lo tanto no tienes negocio tampoco. Es muy importante que nos quede bien claro qué estas haciendo antes de renunciar al trabajo, vaciar la cuenta de ahorros o rentar una oficina.
  • Personas. Debemos tener bien claro quién o quiénes van a utilizar lo que sea que hagamos, ya sea un producto o un servicio. Si lo que hacemos no conecta con las personas o solo a nosotros nos queda claro que hacemos, costará mucho trabajo que la gente nos quiera pagar por lo que hacemos. De la misma manera, no es necesario tener un equipo de trabajo a menos que el negocio lo amerite, y si vas a invertir en personal asegúrate que sean personas con las habilidades adecuadas y que compartan la pasión por tu emprendimiento.
  • Producto. Un emprendimiento debe ofrecer algo: un producto o un servicio que la gente necesite. Si no tienes un producto –aunque sea en beta– entonces no tienes nada más que una idea y buenas intenciones. Asegúrate que tienes un producto o al menos una prueba de concepto antes de comenzar a promoverte.
  • Partners (en español “socios“, pero quería mantener la ‘P’). Ser emprendedor ya no es trabajo para una sola persona: busca otras personas o empresas que puedan ayudarte a llevar tu emprendimiento a la realidad. Escoge a tus socios con cuidado y no invites a tu primo o a tu compadre solo porque te caen bien o los conoces desde hace mucho, un socio debe ayudarte y apoyarte en tu emprendimiento, no hacerte compañía para que no te sientas solo.

Por supuesto, hay muchos más consejos y técnicas para arrancar un negocio, pero lo más importante es poner manos a la obra y lo demás vendrá solo. Estas cinco P´s pueden ser la guía para iniciar en pequeño y poder evitar el miedo y los errores típicos que los emprendedores sufren justo al comenzar algo nuevo o diferente.

¡Manos a la obra!

Etiquetado , ,

Fácil vs Correcto

Easy Way vs Hard Way

Es bueno hacer lo que es correcto, para nosotros mismos y para otros, pero es más cómodo hacer lo que es fácil:

  • Es más fácil  ver la TV que leer un libro,
  • Es más fácil vivir al día que planear y planificar un futuro,
  • Es más fácil darle una “mordida” a un policía que manejar mejor,
  • Es más fácil quedarse en casa en lugar de ir a hacer ejercicio, porque está lloviendo o haciendo mucho calor,
  • Es más fácil comerse una quinta rebanada de pizza que ponerse a dieta, total, ¿qué me va a hacer otra rebanada?,
  • Es más fácil levantarse tarde y reportarse enfermo al trabajo que ser puntual,
  • Es más fácil vivir con nuestros papás que ser independientes,
  • Es más fácil prometer cosas que cumplirlas,
  • Es más fácil echarle la culpa a otros por lo que hacemos que asumir nuestras responsabilidades.

Lo que es fácil requiere poco o ningún trabajo, pero esto es engañoso, ya que al final casi todo lo que es fácil termina teniendo consecuencias que salen de nuestro control. Por otro lado, lo correcto requiere de voluntad, esfuerzo y práctica. Si hacemos lo correcto durante suficiente tiempo descubriremos que, después de todo, ya no queremos esa rebanada extra de pizza aunque se quede, ni queremos levantarnos tarde aunque podamos hacerlo.  Si haces ejercicio o dieta durante un par de meses te sentirás mal contigo mismo si las dejas, aunque nadie te presione o te juzgue.

La diferencia entre fácil y correcto no es complicada, no hay que preguntarle a nadie, ¡pero es más fácil fingir que no la conocemos!  Con el tiempo,  lo correcto se vuelve  fácil, es cosa de practicar.

Sócrates dijo: “lo que hacemos forma hábitos, por lo tanto, somos lo que hacemos“. Nos toca decidir si queremos una vida correcta  o una vida fácil y pagar las consecuencias.