Internet, la Web, la Nube y otras confusiones

Cloud computing and the kitchen sink

Hay personas que usan los términos “Internet” y “Web” indistintamente para referirse al misma cosa y hay un enorme error de percepción al respecto: Internet es la Red Mundial de Comunicaciones (International Network) que consiste de cientos de miles de computadoras, servidores, redes más pequeñas y equipo de comunicaciones conectados por medio de la suite de protocolos TCP/IP (Transmition Control Protocol/Internet Protocol). Internet es desde los cables, fierros, máquinas y satélites hasta las partes esotéricas de los protocolos y servicios intangibles que corren en la red, como los servicios de email, chat, voz, videoconferencia, transferencia de archivos, mensajería instantánea y un montón más.

La Web (o World Wide Web) es sólo uno de los servicios que corren en Internet y se utiliza para transmitir hipertexto desde una máquina (un servidor web) a otras (los clientes) por medio del protocolo HTTP (Hypertext Transfer Protocol). El servicio de la Web fue creado más de 15 años después de que fuera creada la Internet en sus primeras versiones. Aunque no es ni siquiera el servicio más utilizado dentro de Internet (el servicio de correo es el más popular y también es más viejo que la Web), para muchos usuarios la Web es el primer servicio que conocen de Internet y también uno de los que más utilizan por la abundacia de información y porque puede utilizarse para conectar con los otros servicios de Internet de manera transparente, como el acceso a email por medio de una página web o un cliente de mensajería dentro de un navegador web.

La diferencia es semántica, ya que la Web es un subconjunto de  Internet. Si un usuario sólo útiliza la Web entonces es comprensible que sienta que la Web es lo mismo que Internet.

Otro error de concepción común es pensar que sólo se puede acceder a la web por medio de un navegador (browser).  Es posible acceder a información en la web sin necesidad de un navegador completo. Por ejemplo, los servicios de Sindicación de Contenido RSS (Really Simple Sindication) están publicados y son accesibles por medio del protocolo de hipertexto, pero pueden agregarse desde un cliente de correo, un lector de feeds o una aplicación móvil. La web no está limitada al navegador o a una sóla página.

Un término que se ha popularizado en los últimos años gracias a enormes despliegues de publicidad es el término de la Nube (Cloud) y parece, de forma similar a la Web, que la Nube es sólo otra manera de llamar a Internet. Este también es una sobresimplificación y un error de percepción.

Internet es una red que transmite “paquetes de información” de un punto a otro, con la enorme ventaja de que es una red descentralizada (originalmente fue diseñada para soportar ataques nucleares), pero eso es todo: la Red no es consciente de qué información transmite, por lo que Internet es lo que se denomina una “red tonta” (dumb network) y los paquetes pueden ser cualquier cosa: texto, imágenes, video, voz o cualquier tipo de información que pueda ser representada por la suite de TCP/IP.

Cuando hablamos de la Nube nos referimos a utilizar la infraestructura de Internet (o al menos parte de ella) no sólo como un medio de comunicación de datos, sino como una plataforma para procesar o almacenar información, correr aplicaciones y publicar software que son consumidos como servicio; es decir, la Nube no se paga por cuota fija, sino únicamente lo que se utiliza de ella, de manera similar a como se consume y paga el agua o la electricidad estos días, justo como menciona Nicolas Carr en “Does IT Matter.

La Nube puede verse en tres capas, dependiendo de lo que necesitemos de ella:

  1. Infraestructura como Servicio,
  2. Plataforma como Servicio, y
  3. Software como Servicio

La gran virtud de los esquemas de Cómputo en la Nube es que ofrecen a las personas y empresas capacidades de procesamiento, almancenamiento y memoria virtualmente ilimitadas. Es como si estuvieramos utilizando una parte de Internet (por ejemplo, los servidores de Google o de Amazon) como si fueran una sóla computadora con miles de procesadores, cientos de miles de Terabytes en disco duro y millones de gigabytes de RAM. La capacidad de una computadora es irrelevante cuando tenemos el poder de Internet a nuestra disposición, pagando únicamente lo que usamos.

La nomenclatura es un asunto técnico, pero es necesario tener claros los conceptos de los servicios que utilizamos todos los días para poder comprender no sólo su utilidad o funcionamiento, sino también el potencial que guardan para nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: