El Paréntesis de Gutenberg

Gutenberg proofing

Hace algo así como 500 años Johannes Gutenberg revolucionó al mundo cuando inventó (o descubrió, dependiendo de a quién le quieran entregar la autoría) la Imprenta. Aunque la imprenta en sí es un invento mecánico, con su creación cambio la forma en que el mundo en aquella época adquiría, producía y consumía cultura e información, algo que era reservado únicamente para las clases altas de la sociedad (nobleza y clérigos) ya que la única forma de producir un libro antes de la imprenta era escribiendo a mano cada copia, un proceso lento y caro que sólo permitía producir unas cuantas copias al año de unos cuantos libros selectos. ¿Cuánto creen que se tarda uno en copiar una Biblia a mano, eh?

A partir de la imprenta se podían producir libros de forma serial, lo que abarató su costo al aumentar los tirajes y permitió a gente de estratos sociales más bajos tener acceso a libros, que entonces eran considerados objetos de lujo para las clases bajas y la burguesa. La gente pobre sólo tenía la opción aprenderse las cosas de memoria y pasarla a su familia y conocidos por medio la tradición oral. Las historias cambiaban, mutaban y se reinventaban mientras la gente las contaba, de generación en generación y de lugar en lugar. Gutenberg le dió a la gente de escasos recursos acceso a memorias semi-permanentes a un costo accesible, y así empezó una época de conocimiento editorial, donde los libros son los cuidadores y custodios del conocimiento y la memoria colectiva de la humanidad, hasta nuestros días.

En pleno siglo XXI, en un Mundo Conectado con mil millones de computadoras, un número creciente de dispositivos móviles con conexión a Internet, estamos experimentando un abandono hacia los libros, ya que si bien siguen siendo un vehículo de cultura y conocimiento, el mundo cambia y avanza más rápido de lo que los libros pueden seguir. Para ejemplo basta el caso de la Wikipedia vs La Enciclopedia Británica: a pesar de que Wikipedia acepta colaboraciones de cualquier persona, es casi tan exacta en su información como su contraparte en papel, la Enciclopedia Británica, excepto que Wikipedia está disponible en 278 idiomas y dialéctos, se actualiza diariamente, soporta búsquedas y es de acceso libre y gratuito en cualquier dispositivo conectado a Internet, algo que en papel es increíblemente difícil de realizar todavía. El papel es bueno, pero ya no es suficiente en un mundo en el que producirmos tanta información en 2 días como lo hacíamos hace 10 años.

Los medios digitales nos dejan tener en nuestra computadora no sólo una formadora de textos y una imprenta, sino que nos dan acceso a un canal de distribución mundial de manera inmediata, a un costo prácticamente nulo y directo a los lectores sin necesidad de intermediarios. Lo mejor es que nuestros textos no se quedan estáticos, sino que pueden ser modificados y/o comentados en cualquier momento una vez que estén en línea.

Esta situación ha hecho que en los últimos años folkloristas, historiadores, literatos y antropólogos empiecen a estudiar una nueva tendencia en que las personas ya no utilizan los libros que los doctos y los expertos escriben, sino que recurran, como antes de la imprenta, a la voz de su comunidad y la promoción de boca en boca. A este creciente fenómeno le llaman “El Paréntesis de Gutenberg“, que fue abierto con la creación de la imprenta y que en las primeras décadas del siglo XXI parece empezar a cerrar, dejando atrás la época de la producción editorial y borrando la línea entre escritor y lector, dejando la creación cultural en manos de literalmente, todo el mundo.

La nueva literatura, al ser libre en medios digitales ya no está limitada por el medio físico del libro, en que los autores están acostumbrados a las limitaciones de únicamente poder colocar texto e imágenes, o al hecho de que un libro debe ser compuesto de tres actos: principio, desarrollo y final. Incluso el problema de que una vez impreso el libro era imposible cambiar lo que decía o poder traducirlo de manera automática a voz o a otros idiomas es ahora es algo relativamente simple.

Por supuesto, aquí hablo de libros de papel, y el reto al que nos enfrentaremos es precisamente a revisar y actualizar el concepto que tenemos de lo que debe de ser un libro. La imprenta de Gutenberg abrió la puerta a la cultura masiva, los medios digitales nos abren una nueva puerta de contenido enriquecido, vivo y universalmente accesible.

La imprenta a muerto, ¡viva la imprenta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: