El placer de servir

El sábado pasado fuimos Ren, otro compadre y yo a una famosa librería (¿a quién quiero engañar? Fuimos a la librería Gandhi) por nuestra copia de Harry Potter and the Deadly Hallowso Harry Potter, episodio 7– básicamente porque este compadre había pre-ordenado su copia algunas semanas antes. Esto no lo cuento para exponer lo geeks que podemos ser algunos, sino porque la parte memorable del asunto es que a mi amigo lo trataron muy, muy mal en la librería: lo mandaron a otra caja después de formarse en la que entregaban los libros, lo ignoraron olimpicamente y en su cara le dieron una copia del libro a otra persona que estaba formado detrás de él y que no había preordenado el libro (básicamente, a mí).

No quiero que suene este post a queja contra las librerías Gandhiaunque en el fondo sí lo es– sino a otro punto que es algo más universal: el servicio a los clientes. En mis épocas de estudiante llegué a trabajar en una tienda de comics (cuentitos, pues) y cada sábado me tocaba entregar a uno que otro geek su pedido de la semana. Honestamente ha sido uno de los trabajos más satisfactorios en el sentido de que es posible hacerle el día a otra persona con solo entregarle lo que fue a buscar, esos cinco minutos de alegría ajena que dependen de solo hacer nuestro trabajo bien, con educación y con gusto.

En el caso de la gente de Gandhi entiendo que seguramente no durmieron con la venta nocturna, que estaban asolados por las legiones de fans-from-hell que demandaban su libro a gritos o incluso que estaban enfadados de tanto ruido, escándalo o lo que sea. Lo que no entiendo es como se puede tratar de una manera tan grosera a un cliente que se tomó la molestia de preordenar su libro con tiempo. ¿No se suponía que el chiste de preordenar era tener el libro antes, asegurado y con más facilidades? Peor aún, no entiendo a un dependiente que trate de manera grosera a un cliente que no le ha hecho nada, especialmente cuando tiene la oportundia de hacerle el día.

Vamos todos hemos estado en ambos lados del mostrador en un momento u otro de nuestra vida –y si no, deberían intentarlo– y debemos pensar en tratar a otros como nos gustaría que nos trataran a nosotros.

PD. ¡HP and the Deadly Hallows está increíble!

Anuncios

Un pensamiento en “El placer de servir

  1. Blackpaco dice:

    Así es la gente, mano. 😛 Pocas personas entienden lo que es ética de trabajo, así seas un empleado de mostrador, presidente de la república o freelance en turno. Un gusto re-encontrarme con tu blog.Francisco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: