Cambiar el Mundo

Hace unos días estaba platicando con Alfredo, el dueño de la empresa para la que estaba trabajando hasta hace poco. El hombre es un tipazo dotado de un ingenio y un carisma admirables y afortunadamente para mi llevo una buena relación con él. Después de un rato y dejando los asuntos de trabajo por un lado, me hizo una pregunta que hace mucho no escuchaba: ¿qué es lo que realmente quieres hacer con tu vida?

Esta es una pregunta realmente difícil que muchos desdeñan con respuestas como “quiero ser independiente“, “quiero poner mi negocio“, “retirarme joven” o sandeces por el estilo. Si uno se pone a pensarlo bien es una pregunta muy seria, se refiere a cuál creemos que es nuestro propósito en el Universo o sobre que idea tenemos acerca de nuestra misión de vida. Realmente no es algo que uno debiera contestar a la ligera y merece meditar un poco (en privado antes, si les parece mejor) antes de evadirla.

En mi caso es algo que tengo claro desde hace tiempo: no se trata de trabajo, o de dinero o familia (las tres van y vienen) sino de algo más elemental. Es acerca de cómo justificar tantos años de respirar, comer, estudiar… de vivir.

Mi respuesta es fácil: quiero cambiar el Mundo.

Sé que suena algo cursi, pero cuando lo digo lo digo en serio: creo que nada es perfecto y que nada es estable, y que como seres pensantes (casi todos) tenemos la obligación de afectar nuestro entorno de la manera más positiva para los demás y sobre todo, para los que herederan nuestras broncas.

No se trata tampoco de hacer cosas imposibles: cambiar el mundo no significa –muchas veces– hacer algo cataclísmico que altere la percepción de todos de la noche a la mañana. A veces algo sencillo, algo significativo a la larga puede resultar en un verdadero cambio.

Afortunadamente yo me creo esta historia y Alfredo también me la compró. Ya somos dos entonces. ¿Ven que fácil es?

Anuncios

8 pensamientos en “Cambiar el Mundo

  1. garaged dice:

    Logralo, el efecto mariposa puede no ser demasiado evidente, pero es grande

  2. Como dijo el participante anterior, justo vino a mi mente la frase de “efecto mariposa”. Aunque te parezca insólito, yo tengo el mismo propósito, nadamás que lo he convertido en plan de profesión al querer convertirme en “ingeniero memético” 😉

  3. Quito dice:

    es una gran verdad… el mundo necesita cambiar y los únicos que podemos hacerlo somos aquellos que vivimos en él… tal vez no sea sencillo pero con una simple acción se puede desprender un cataclismo… mmmm… todos parece que terminamos aduciendo al “efecto mariposa”… imagino que si en lugar de una fueran muchas las mariposas, quizá el efecto termine significando un gran cambio…

  4. Anonymous dice:

    Tal Vez no todod entiendan cual es tu concepto de cambiar el mundo, pero con el simple hecho de cambiar nuestro entorno, ya estamos cambiando nuestro mundo, por algo se empieza.

  5. […] he dicho que es necesario cambiar al mundo y lo sostengo, básicamente porque no estoy de acuerdo con la forma en que el mundo funciona (o no […]

  6. […] bajo el brazo más edad (cuenta), más preparación en cómo hacer negocios y más ideas sobre cómo cambiar al mundo. Dos años y medio después, quiero compartir los cinco aprendizajes principales que he adquirido […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: