Archivos Mensuales: diciembre 2006

A Glimpse of Fate

Algunos de los libros que leí durante este año sin ningún orden particular. No fueron los 50 que yo queríael tiempo es muy escaso– pero son buenos libros:

  • American Psyco
  • Crimen y castigo
  • Cosmos
  • El cerebro de Broca
  • Couplehood
  • Cryptonomicon – Enigma
  • Cryptonomicon – Pontifex
  • Cryptonomicon – Aretusa
  • Fausto
  • Los Hermanos Karamazov
  • En busca de Klingsor
  • Nightwatch
  • Para el alivio de insoportables impulsos
  • República
  • V for Vendetta
  • The Restaurant at the end of the Universe
  • Good Omens

Eso es todo por este año, mis estimados, mil gracias por su tiempo y por sus comentarios.

¡Feliz año nuevo! Pásenla bien y nos seguimos leyendo en el 2007.

Cómo elegir el regalo perfecto

Después de mucha fiesta, pachanga y –para variar– mucha, mucha comida, me pareció bueno escribir un poco sobre la parte favorita de muchos en estas fiestas: los regalos.

Personalmente no creo en los intercambios y creo que fueron inventados por personas a las que nunca les regalaban nada para asegurarse de que alguien (quien sea) les regalará algo. También creo que son una excusa para la gente tacaña que no quiere gastar mucho en regalos o que teme dar más de lo que recibirá.

El asunto con los regalos no es ni debe esperarse que sea bidireccional, sino que como en muchos otros casos, uno dá por que a uno le da la gana y sin esperar nada a cambio. Hacerlo así nos garantiza ser realmente desprendidos y hace más grato cuando recibimos un regalo de otra persona.

Ahora bien, ¿cómo escoger un buen regalo? Aquí les dejo algunos tips que a mí me han funcionado:

  • Un buen regalo se reconoce a primera vista. Si ves algo que inmediatamente te recuerda a una persona, seguramente le gustará. No hay que proyectarse pensando “¿si yo estuviera en su lugar que me gustaría que me regalaran?” porque entonces acabamos regalando cosas que nosotros queremos.
  • Un buen regalo debe ser algo bonito. Recordemos que en gustos se rompen géneros y a veces también las cabezas. Se vale y se debe de preguntar a otros su opinión antes de regalar arte moderno, muebles minimalistas, libros, música, películas o tecnología.
  • Un buen regalo deber ser brillante y vistoso. El chiste del regalo es que luzca, no que se quede guardado en un closet para ser utilizado solo un par de veces al año. Entre más foquitos, partes móviles o piedras preciosas tenga un regalo, mejor.
  • Un buen regalo debe ser inútil. ¿A quién se le ocurre regalar una olla de presión o una aspiradora de navidad? ¿Quién quiere recibir como regalo un juego de escuadras milimétricas o peor aún, ropa? Entre más inútil sea un regalo –por ejemplo, un dinosaurio robot con inteligencia artificial o la colección completa de James Bond en DVD– será más y mejor apreciado.

Para los que todavía esperan regalos el Día de Reyes este 6 de enero, ya saben.

¡Felices Fiestas!

Internet: vox populi

En esta semana la Comisión Federal de Telecomunicaciones en MéxicoCOFETEL– publicó en su sitio web una encuesta sobre la regulación del Internet:

¿Crees que el gobierno debería ser regulado por los gobiernos?

Si tenemos en cuenta que la COFETEL no está haciendo precisamente un excelente trabajo sobre la legislación en telecomunicaciones en nuestro país, como se puede recordar de casos como el proyecto e-México, la falta de interoperabilidad entre compañías celulares, la indiferencia hacia el monopolio de Telmex y más recientemente, la mentada “Ley Televisa, uno no puede sino ver esta iniciativa con perspicacia.

Los resultados al día de hoy están así:

¿Crees que el gobierno debería ser regulado por los gobiernos?

El Internet y la Web fueron diseñados de origen para ser medios horizontales, democráticos y meritocráticos. Si bien requieren cierta administración y regulación hasta ahora no se ha necesitado que los gobiernos se metan a administrar nada. Si el gobierno empieza a meterse en la red se podrían generar algunas cosas desagradables, como que se tuviera que pagar impuesto por navegar o enviar correos, tener que gestionar el registro de dominios con una entidad del gobierno (¡no, por Dios, no!), sin dejar de lado cuestiones muy delicadas como privacidad o censura en las que los gobiernos en general han demostrado históricamente ser bastante torpes.

La pregunta interesante es: si el gobierno regula el Internet, ¿quién se beneficia de ello?

Algo en que pensar.

Invitación: CONSOL 2007

Apenas se está acabando el año y la tribu del software libre ya están organizando la sexta edición de la Convención Nacional de Software Libre (CONSOL) 2007.

CONSOL 2007

Para los que no la conocen o no habían oido hablar de ella, les dejo un pequeño texto que me envió José Luis Hernandez del comité organizador:

En México, al igual que en el resto del mundo, se ha ido conformando una comunidad creciente de usuarios del software libre, quienes, poco a poco, han logrado que los sistemas operativos y la herramientas libres sean aceptados en una gran cantidad de empresas e instituciones, para resolver problemas desde sencillos hasta de misión crítica.

En el CONSOL podrás conocer y conversar con los miembros de la comunidad del software libre, además de que tendrá oportunidad de aprender más sobre la instalación, la configuración y el uso de varios sistemas operativos, lenguajes y herramientas libres.

Estamos organizando la sexta edición del CONSOL, la cual -al igual que las de años anteriores- consistirá de cuatro días de talleres y sesiones técnicas de diferentes tipos.

Yo mismo ya he tenido oportunidad de participar dos veces como expositor y puedo decirles que es una experiencia increíble, especialmente si están metidos o quieren meterse en el mundo del Software Libre y de Código Abierto: es un gusto ver a gente de todas partes -de México y del Mundo- reunidas en un solo lugar con un solo fin común: aprender.

Mmm… tal vez este año envíe una propuesta para un taller o ponencia, cosa de pensar un poco en la semana.

¿Para qué tener ejército?

El hecho de que el nuevo presidente de la República Mexicana realizara como uno de sus primeros actos como jefe de Estado fuera incrementar el sueldo de los soldados y demás personal de las fuerzas armadas de nuestro país me llevó a hacerme una pregunta ¿para qué quiere México tener un Ejército?

No me malentiendan, no es que me caigan mal los soldados o algo por el estilo o me parezca injusto que les suban el sueldo, tengo un par de amigos en la milicia y sé que ser militar involucra mucho, mucho trabajo.

Lo que yo me cuestiono –y aquí les pido su opinión, mis estimados lectores y otras víctimas de las máquinas de búsqueda– es para qué quiere un país en vías de desarrollo y que vive en un pacto comercial con todos sus vecinos tener fuerzas armadas cuando lo que debería hacer es invertir esos recursos en seguir en vías de desarrollo. El gasto en el ejército me parece absurdo y en ocasiones hasta suplerfluo considerando que en México:

a) parecería que si uno se guiara por las noticias que el mayor uso del ejército es para desfiles, quemar mariguana incautada y para ayudar a damnificados en inundaciones y terremotos. Lo segundo es muy loable pero ¿realmente es para eso un ejército?

b) hace muuucho que nos vamos a la Guerra contra ningún otro país y salvo contadas ocasiones casi siempre hemos llevado las de perder. ¿Alguien se acuerda del Heróico Escuadrón 201?

c) si fueramos invadidos por, digamos, los EU de A dudo mucho que nuestro ejército trigarante pudiera hacer mucho más que apenas meter las manos. Tal vez contra Guatemala o Cuba pudiera lucir un poco más, pero en serio…

d) el ejército goza de una fama histórica muy mala. Pregúntele a cualquiera sobre el incidente del 68 en Tlatelolco, sobre losChiapanecos desde el 94 o los Oaxaqueños este mismo año. Pareciera –y es la impresión que me da– que el ejército sirve más para mantener el estatus quo que para defender los derechos de los ciudadanos.

e) siguiendo con el punto anterior, las últimas ocasiones que el Poder Ejecutivo convocó al Ejército fue para lanzarlo contra el mismo Pueblo (cómo en la Revolución de 1910) y eso que el Ejército se paga con los impuestos de la gente, no con el sueldo del Presidente.

Es precisamente el último punto el que más me inquieta: cuando tenemos un país con movilizaciones políticas en Chiapas, Oaxaca, Michoacán, Atenco, marchas prácticamente diarias en la Ciudad de México, problemas con Cuba, Venezuela y un vecino psicótico con mucho poder al norte, ¿realmente es un movimiento inteligente darle más vista al ejército?

México tiene una tradición pacifista, cordial y de tolerancia hacia la comunidad internacional, internamente hay tantas divisiones del poder judicial que es difícil seguirles la pista, además de que realmente es una desgracia y una verguenza lo que se gasta la burocracia en nuestro país –más sobre esto en unos días– que creo que sería un gran gesto y un enorme ejemplo sencillamente desbandar el ejército. Sé que hay muchos intereses de por medio, que no es tan fácil y que suena más a algo utópico que a algo práctico o realista… ¿o lo será realmente? Yo creo que es una buena idea.

A Glimpse of Fate

Mi nueva guitarra

Recientemente y gracias a Omar, Jeber y curiosamente, a Joe Satriani, decidí que era tiempo de retomar el asunto de la música para lo que he conseguido esta linda guitarra.

Seguimos bloggeando

Bloggear (verbo): Acto o acción de una persona o personas (véase bloggers) de escribir, actualizar y/o mantener un blog.

En el par de años y pico que tengo metido en este asunto de los blogs he visto aparecer muchas bitácoras nuevas, ver como van cambiando y hasta -y con tristeza- como algunas desaparecen. La barra lateral de links de este blog -que para mi sorpresa los que pasan por acá realmente la consultan- ha sufrido varios cambios y creí que era tiempo de hacer mención de algunos blogs (nuevos y no tan nuevos) con algo más de detalle:

  • La lista del super: después de muucho pensarlo, finalmente mi dulce esposa decidió unirse a la blogósfera con su propia bitácora. Ren tiene un estilo limpio, fresco y cándido para contar las cosas que vive desde su particular y neo-feminista punto de vista. Se los recomiendo ampliamente.

    (si quieren saber más sobre el neo-feminismo pregúntele a ella que es quien lo está inventando como contrapropuesta al feministismo. De nuevo, más detalles por allá).

  • To bit or not to bit: mi buen amigo y colega Miguel Angel Flores decidió que el asunto de escribir en la web no era tan malo: no solo abrió su blog personal con notas sobre diseño web, gadgets y esas cosas sino que también colabora en los blogs de El Universal. ¡Wow!
  • The N-Zone: bueno, originalmente se llama sólo ‘The Zone‘ -aunque suena a dieta-; Niteboy, mi alegre compadre y compañero de parranda (¡café para todos!) a vuelto a las andadas y empieza a desgranar sus macabras ideas sobre los incautos que pasen por allí.
  • Rod’s Sacred Scrolls: el buen Rodman sigue escribiendo a pasto y su blog cada vez se pone mejor y más divertido. Si no han leído los 13 posts de Halloween o su serie sobre películas de culto se están perdiendo de algo muy bueno.
  • RIP y el Takercast: de esas cosas raras de la vida, resulta que el mentado Undertaker salió un muy buen blogger y recientemente hasta un podcaster ameno. Hace algunas semanas arregló el diseño de su blog (algo que algunos deberíamos hacer con urgencia) y tiene un séquito muy nutrido de fieles e hidroeléctricos lectores. Nada mal para un sociópata en potencia. :-p
  • Guí­a de la cocina antropofágica: o como yo digo, Herr Romero Reloaded. No solo le ha dado nueva vida a su blog original Insurrecto, sino que ha creado un espacio para despotricar –y dejar que otros también despotriquemos– sobre el fanatismo religioso con ese toque ácido tan característico suyo.
  • Triste mención merece el blog de Flammidus que desapareció cuando empezaba con su podcast hace como 7 meses. El buen ByteZero nos dejó colgados cuando se empezaba a poner bueno. ¿Qué habrá sido de él?

Definitivamente hay muchos más blogs y podcasts que mencionar –nomás chequen en la barra a su izquierda– que seguiré actualizando, pero no hay nada como leerlos y vivirlos, que además y como los buenos vinos, entre más pasa el tiempo mejor se ponen. ¡Salud!

Primero en Google

Seamos honestos, ¿quién no se ha buscado en Google o en cualquier otro buscador para ver dónde aparece nuestro nombre? Hay otros que los hacen para ver que otras personas se llaman igual que ellos. A este tipo de búsqueda se le llama egoogle, por obvias razones.

El viernes pasado comentaba con el buen Esparta este asunto y de como algunas personas en lugar de dar tarjetas de presentación sencillamente dicen “googléame“. Claro, cuando el buscador regresa miles de resultados de otros homónimos hay que estar bien seguro de aparecer primero. En mi caso encontré desde hace algún tiempo a otro Mauricio Angulo que junto con Santiago Botello (sin conexión con Chili) escribió y publicó un libro sobre las mafias cubanas llamado “Conexión Habana“. Interesante, pero nada que ver conmigo. De hecho y para evitar confusiones firmo mis trabajos como Mauricio Angulo S.

El asunto es que recientemente y a causa de que un amigo me googleó me entero que finalmente el primer resultado de la búsqueda en Google de mi nombre es un link hacia este blog. Lo mismo pasa cuando se busca The Book of Fate.

Estoy consciente que es un logro frívolo, intrascendente y hasta involuntario, pero no puedo evitar que mi ego se festeje un poquito. Supongo que ya puedo decirle a la gente que pueden googlearme. 😉

Conocimiento, dependencia y control

Hace ya algunos años –cuando iba todavía a la secundaria– le pedí a mi madre que me enseñara a coser botones. En la escuela a la que yo iba el uniforme debía por necesidad estar pulcro y completo, pero a la hora de jugar basket los botones de la camisa siempre salían volando y nunca fue divertido estar dándole explicaciones a las prefectas.

El caso es que mi madre me contestó: “No te preocupes. Si necesitas cocer algo yo lo hago por tí“. No era la respuesta que yo esperaba pero por lo pronto (más una vuelta a comprar más camisas blancas) era suficiente.

Algunos meses después que le pedí a mi madre que cociera unos parches de Metallica en mi mochila me dijo: “¡uy, no, esos están muy feos! Mejor no le pongas nada“. Al final tuve que esperar hasta que encontré a alguien que quisiera ponerle los parches a mi mochila y tuve que pagarle con mi dinero.

Esta pequeña anécdota (true history, swear to God) sirve para ilustrar el concepto del control basado en la ignorancia ajena. Mientras tengamos alguien que nos resuelva nuestros problemas –cualquiera que este o estos sean– todo está bien, y lo más cómodo es deslindarnos del tedio de esos problemas a los que alguien más les dará solución; pero ¿qué pasa cuándo solo somos nosotros contra algo que sabemos o podemos hacer?

De este tipo de situaciones hay montones de ejemplos: todas esas mujeres que nunca se preocuparon por aprender a cambiar llantas hasta que se quedaron solas, todos los hombres que nunca les importó aprender a cocinar o a usar la lavadora, hasta otros más graves, como conocer el procedimiento para hacer declaraciones de impuestos, respaldar nuestros correos o reinstalar el sistema operativo de la PC. Lo peor de todo el asunto es que la principal razón para no querer aprender a hacer algo es la flojera. No hay más.

Desde entonces tengo como regla personal que a) nunca pidas que alguien haga algo que no puedas hacer y b) si no sabes hacerlo, aprende, por lo menos los básicos. Recuerda c) desconfiar de aquellos que te prometan solucionarte la vida, siempre pueden volverte la espalda o peor aún, puedes volverte dependiente de ellos.

En caso que se lo estén preguntando, eventualmente aprendí a coser botones a las camisas, a planchar y a cocinar, aunque admito que sigo batallando con el centro de lavado…

EPSN: Preposada podcastera

La semana pasada la banda de El Podcast sin Nombre convocaron a una reunión prenavideña. A pesar que Raúl, Gustavo, CyberGus y David son mejor conocidos por su actividad en la blogósfera, su trabajo en EPSN es bastante loable, con un resultado final interesante, entretenido y muy divertido.

Preposada de EPSN

Debido a que la reunión fue convocada con tanta premura –y además en fin de semana– la asistencia no fue tan nutrida como en los Beers & Blogs, pero con todo asistieron bloggers y podcasters tanto nuevos como viejos conocidos y la plática se puso muy buena a lo largo de la noche. Entre chela y chela estuvimos discutiendo sobre cualquier cosa de lo sublime a lo ridículo, desde una plática muy amena con Adan sobre lo malo que se ha vuelto MovableType hasta de negocios en Internet con Gustavo y CyberGus, pasando por una charla sobre Fight Club con el buen Esparta entre otros temas, chistes, etc, etc, etc.

Lo mejor –o lo peor, hasta escucharlo– es que se estuvo grabando material para el episodio 17 de El Podcast Sin Nombre con contribuciones espontáneas de todos los que estabamos en la reunión.

Ahora si me quedé hasta el final (como a eso de la 1:30 am) y salí realmente muy contento: una vez más he confirmado que si no todos, muchos de los que contribuimos con contenido original a la Web lo hacemos no por dinero o por ego como claman muchos, sino porque podemos hacerlo y porque es divertido.

Mil gracias a todos los que estuvieron por allá. Nos seguimos leyendo (¡y escuchando!).

ACTUALIZACIÒN: Adán publicó fotos de la velada en el blog de Vecindad Gráfica.