De finales, inicios y remembranzas

Finalmente ya regresé formalmente; para los que me preguntaban en dónde estaba, les comento que los últimos días estuve fuera de la ciudad de México (mi habitat actual) de viaje en la ciudad en la que viví durante muchos años: a Culiacán, en el estado de Sinaloa, en México. ¿El motivo? Mi mejor amigo, Omar, finalmente decidió casarse y cumpliendo las formalidades del rito, salí para allá para ayudar en lo posible, dar apoyo moral, fungir como padrino de lazo y tomar mucha cerveza en el proceso.

Regresar al entorno en el que viví y crecí desde niño fue una experiencia interesante: una de las cosas que hice allá fue visitar a mis antiguos maestros de escuela -que quieren, siempre fuí un nerd– a los que realmente les debo tanto y que sorprendentemente, ¡aún me recuerdan desde hace tantos años!

Ver a mi mejor amigo de toda la vida (amigos desde los 6 años, y hasta la fecha) siempre es algo muy ameno y divertido, no solo porque hay horas de anécdotas compartidas sino porque seguimos agregando historias al anecdotario. Ver a otros amigos, primos, parientes y conocidos de años por aquellos lares y que no veía en persona desde hace varios años –ahora ya grandes, más gordos, con hijos, etc, etc– pero que desde la primer palabra es como si jamás hubieramos dejado de estar en contacto: todo cordialidad, pura amistad y camaradería. Es bueno sentirse bienvenido y en algunos casos hasta extrañado.

Muchos me preguntaban por allá si pienso regresar a vivir a Sinaloa, y mi respuesta fue (y es) que el mundo se ha hecho muy chico para pensar en estar en un solo lugar; ahora es posible ir y venir en poco tiempo y gastando muy poco. Definitivamente me estaré dando mis vueltas.

Después de estas pequeñas vacaciones regreso a lo que pasa por normalidad estos días (es difícil meterse a bloggear cuando se tiene un cerveza y unos tacos entre uno y el teclado) y espero ponerme al día. Es bueno salir y recordar, pero es mejor estar en casa.

Mil gracias a todos mis alegres amigos, parientes y compadres por la recepción tan cálida y por supuesto, ¡felicidades a los novios!

Anuncios

Un pensamiento en “De finales, inicios y remembranzas

  1. TOMCODY75 dice:

    (cantese lo siguiente con voz aguardientosa y como que le esta dando a uno el telele..vamos, como Joe Cocker…)”…WhatWould you do…if I sing…Out of tune..Would you stand up and sing out of key?”(era esa o “The Way we Were” de la Straisand”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: