Archivos Mensuales: julio 2006

Otra vez con lo del gato

Si bien Seth Godin menciona que hay blogs de gatos haciendo alusión a que este tipo de blogs son sobre cosas personales, un artículo del Washington Post sobre el perfil de los bloggers nos deja muy mal parados a los que llevamos una bitácora electrónica. El artículo titulado “Portrait of a Blogger: under 30 and sociable” empieza bien, definiendo y delimitando lo que se hace en la blogósfera, pero remata con la frase

“El blogger promedio es una niña de 14 años que escribe sobre su gato”
(The average blogger is a 14-year-old girl writing about her cat).

Chas… y yo que me sentía tan intrépido…

¿Será cierto? En más de una ocasión –aunque no a diario– he escrito sobre mis gatos Dante y Chai, pero casi puedo asegurar que no es lo único de lo que hablo… ¿Qué otros bloggers hablan de sus gatos?

Si a eso le agregamos que la búsqueda de blogs de Google regresa 297,483 resultados al buscar la palabra “gato”… ¿qué tanta razón tendrá el artículo del Washington Post?

Anuncios

¿Spam?

Si bien en los inicios de la Web uno de los modelos de negocio que más éxito tuvo fue el envio de publicidad por correo electrónico de forma masiva, esta manera de promocionarse pronto llegó a convertirse en un problema debido a que a) es terriblemente molesto; b) ocupa recursos de red y ancho de banda (que nadie regala) y c) es terriblemente molesto.

Aún así el problema del spam como se llama a los correos publicitarios no solicitados– continúa y me pregunto: ¿seguirá siendo sustentable como negocio?

Enviar spam no es nada barato: se necesita equipo dedicado y un ancho de banda considerable para enviar millones de correos al día, para recolectar direcciones de correo electrónico y compilar directorios de direcciones válidas. No creo que alguien haga spam solo para molestar, ¿o sí?. Al final del día el envío de spam debe de ser negocio.

Según yo, uno de los principales problemas con el spam es que se preocupa más por la cobertura que por la calidad de la respuesta. Un spammer te vende una base de datos de 15 millones de correos válidos, pero no te promete un porcentaje de conversiones, lo que hace que el retorno de inversión (ROI) sea incierto. ¿A quién le gusta poner dinero en algo incierto?

Para muestra un botón: en la imágen pueden ver mi bandeja de spam en una de mis cuentas de GMail:

Spam en ¿japonés?

No sé en que momento me empezó a llegar tanto spam en… ¿japonés? Realmente no comprendo ninguno de los mensajes, no hay nada que puedan ofrecerme que sea de mi interés. ¿Es esta comunicación efectiva? Una oferta que no está dirigida a alguien que le pueda interesar es un gasto inútil de tiempo y recursos. Personalmente no conozco a nadie que haya dicho: “¡me llegó por correo un anuncio sobre un servicio que realmente necesitaba!

A pesar de esto hay montones de empresas que recurren constante –y hasta inocentemente– con spammers para promover sus productos y servicios, en lugar de recurrir a otras opciones más seguras y rentables. Mientras haya patrocinio detrás del spam este seguirá dando lata.

La Web del 96

La primera vez que entré a Internet fue por allá de 1992 a una base de Gopher para buscar documentos para un trabajo de biología –en caso que alguien le quedara alguna duda de que soy thetoteto– y realmente no me causó una enorme impresión: toda la interface estaba basada en texto, encontrar algo era prácticamente un logro y además era terriblemente lenta. Con todo eso seguí haciendo pininos e investigando sobre el tema hasta que años más tarde alguien me obsequió una copia de Mosaic. El resto es historia.

Lo más increíble acerca de la Web y de Internet es la rapidez con la que evolucionan. Algo increíble también es la capacidad de los cyber-usuarios por olvidar aquella época de la Wild, Wild Web (¿o era la World Wide Wait?) de conexiones lentísimas con modems, navegadores en conflicto, nada de Flash pero muchos applets de Java, cero estándares para el diseño o el desarrollo (todo era un montón de hacks) y sobre todo, un desconocimiento casi total del tema por parte de las grandes empresas.

Echando un vistazo al Web Archive con the Way Back Machine podemos ver como eran muchos sitios corporativos de entonces, por ejemplo:

McDonalds.com en 1996

NY Times en 1996

Coca-cola en 1996

  • Pepsi (¡ay, mis ojos!):

Pepsi en 1996

¿Cómo se verá la web en otros 10 años?

A Glimpse of Fate

Felipe Calderon y Televisa

Esta interpretación de Felipe Calderón es uno de los multiples graffittis que aparecieron en los cristales del area de exposiciones en los pasillos de la estacion de metro División del Norte, en la Ciudad de México alusivos a las elecciones presidenciales del 2 de julio y a todo el circo que se genero desde entonces. He publicado una serie de varios cuadros del “mural” en Flickr.

Para ser dibujos con marcador en un cristal vertical en un área tan pública llama mucho la atención el detalle de los mismos. ¿El mensaje? Creo que es muy claro…

Ser bueno es ser diferente

Si alguien a visto una mesera entonces practicamente las ha visto a todas: el trabajo de meserear, aunque es pesado y agotador no es algo que requiera precisamente un grado alto de abstraccion intelectual -y lo digo sin ganas de ofender a nadie: es un hecho. Vamos, para trabajos feos estan los de cargador, mudancero o recogedor de basura. Ser mesero no es tan malo:( yo trabaje como mesero cuando estaba en la preparatoria), pero puede ser reducido a llevar platos y regresar platos, tomar ordenes y llevar cuentas. Por esto que un trabajo de mesero es una buena opcion para personas que no tienen experiencia laboral o que por una u otra razon no logran conseguir trabajo en alguna otra parte.

Hace algunos años yo solia ir con algunos amigos y mi esposa a tomar cafe cada miércoles a un cafeteria (un Vips). Lo que volvia diferentes los cafes de los miercoles era Andrea, una mesera que entonces trabajaba ahi.

¿Que es lo que hacia tan especial a Andrea?
A diferencia del resto de las meseras que se dedican a hacer circular los platos, Andrea hacia muy bien su trabajo y sencillamente que era diferente al resto de sus compañeras: siempre estaba de buen humor, conocia a sus parroquianos y clientes frecuentes de vista y a veces hasta por nombre, recordaba lo que consumian regularmente, traia la comida muy rapido y no estaba hostigando a la hora de traer la cuenta, misma que invariablemente firmaba con un “¡buenas noches!” y una carita feliz. El área de Andrea siempre estaba llena y podria asegurar que no le iba nada mal en cuestion de propinas. Estar en otra area era un martirio.

Es increible como una persona pueda realizar de una manera tan excepcional un trabajo que en principio se antoja sencillo cuando tiene la disposición y las ganas adecuadas y convertirlo en algo excepcional. ¿Cuántos profesionistas están atascados en sus trabajos sencillamente porque no quieren darse cuenta que pueden hacerlos mejor tan solo cambiando su actitud? Un trabajo hecho con gusto beneficia a todos, prestador y cliente e inspira a otros a hacer mejor las cosas.

… y lo que los bloggers quieren

Si bien es cierto que cuando se realiza un crimen lo primero que uno debe preguntarse es “¿Quo Bono?” (¿quién se beneficia?), al momento de leer un blog lo que uno se pregunta es: ¿qué mueve a alguien a invertir tanta energía, tiempo y voluntad en algo que, aparentemente, no le va a dejar ningún beneficio?. Créanme, llevar un blog -ya no digamos varios – no es algo sencillo.

La naturaleza del ser humano es de ganar-ganar. Hay pocas personas en este mundo que harían algo sabiendo que van a perder, aunque complicados como somos, las ganancias son diferentes dependiendo de donde se vean. ¿Qué mueve a alguien a escribir en un blog, durante semanas, meses o incluso años? En la mayoría de los casos vemos tres vertientes claras: popularidad, dinero o conocimiento.

El caso más común es el primero: a los bloggers novatos les encanta que los vean, los lean y los aplaudan. Piensan que en su blog como un ladrillo desde el cual son más altos que los demás y que eso les da derecho a escribir lo que mejor les parezca sin importar las consecuencias excepto una: ser visto por más gente.

Seamos sinceros: muchas personas que hoy llevan un blog jamás llevaron un diario en los días pre-blogósfera, por la sencilla razón de que nadie lo debía de leer. Aca es todo lo contrario. Uno podría preguntarse: si nadie lee un blog en la Web, ¿podemos decir que el blog no existe?

Tristemente un blogger motivado por unainquietud de reconocimiento pronto se da cuenta que no está solo: la blogósfera es un espacio muy competido a la hora de querer destacar. También se da cuenta de que no siempre tiene la razón, hay mucha gente leyendo y nadie se quiere quedar sin ganas de opinar, para bien o para mal. Un blogger que busca fama y no la obtiene pronto se convertirá en un picapleitos que hará escándalo para llamar la atención.

El mayor problema de un escritor que quiere ser notado es que pronto empezará a escribir para su audiencia, perdiéndo su objetividad y vendiéndose efectivamente al precio más bajo. Las notas comenzarán a mostrar tintes sensacionalistas y el blogger antes de sentarse a escribir empezará a leer las noticias y el Zeitgeist de Google para ver que es lo que más suena y empezar a despotricar sobre el tema. De la misma forma, el bloggerse preocupará más por poner palabras, frases y links en su blog que lo posicionen mejor en los buscadores que la calidad de su material.

Para los bloggers que solo buscan notoriedad solo puedo recomendarles que sigan esforzándose y eventualmente entenderán de que esto no se trata de sobresalir, sino de compartir. La fama en si misma es una bolsa de aire caliente sin más valor que ella misma. Con esto no quiero decir que hay que descuidar la promoción y mantenimiento del blog, pero si este tiene buen contenido encontrará sola su nicho sin que apenas nos demos cuenta. Finalmente, y como he dicho en otras ocasiones, yo creo que la popularidad se mide en la calidad de las visitas, no en la cantidad.

Del dinero y el conocimiento hablamos otro día.

Lo que los bloggers dicen

Hace algún tiempo y obedeciendo los instintos y maniáticos impulsos de los seres humanos por clasificar y categorizar todo –ok, igual los seres humanos no tienen la culpa y solo es manía míaintenté clasificar a los escritores de blogs -bloggers- en categorías según la motivación que los lleva a escribir en internet de una forma tan deliberadamente vouyerista. Entonces yo mencionaba cuatro tipos: a-la moda,exhibicionista, predicador y documentador.

Por supuesto, y con el perdón de los creacionistas, sería un error asumir que las cosas seguirán iguales para siempre. La blogósfera y los bloggers que en ella participan también van cambiando no solo sus motivaciones, sino sus estilos, sus enfoques y sus alcances. Parte de ser escritor de un blog es que también uno es lector de muchos blogs (¡a veces demasiados!).

Seth Godin escribe al respecto en su libro “Who’s there” (que puede ser descargado gratuitamente aquí) sobre tres tipos de blogs: blogs de gatos, blogs de jefes y blogs virales. Básicamente, los primeros son para hablar del gato, de la vida o de lo que sea que el escritor quiera compartir; el segundo es una herramienta de comunicación vertical (por ejemplo, en una empresa) y el tercero es utilizado para propagar ideas, utilizando el principio de amplificación del que habla Godin frecuentemente.

Por otra parte, según Guy Kawasaky existen tres tipos de bloggers: robots copia-noticias, picapleitos y ensayistas. Los primeros son los que solo se apropian contenido generado por alguien más y lo pegan en su blog con comentarios editoriales, los segundos son los que buscan audiencia molestando gente y los terceros son los que escriben artículos y comunican ideas propias. Es extraño ver la contraposición de los conceptos entre Kawasaky y Godin sobre la función del blogger y lo que escribe.

Personalmente creo que la función de los bloggers es crear contenido nuevo o al menos perspectivas nuevas. La amplificación de información es trabajo y función de la media tradicional y los blogs que amplifican información no agregan nada de valor. En este caso temo no estar de acuerdo con Seth Godin, pero tomando en cuenta que él es mercadólogo es natural que para él lo importante sea la propagación de ideas, no su generación. Por su lado, Guy Kawasaky dice “los ensayistas, quizá la categoría más difícil de los bloggers, es la categoría en la que aspiro estar“.

Muy a mi pesar, pienso de la misma forma.

Renovación y cambio

Personalmente este último mes ha sido terriblemente pesado y difícil por diversas razones, en su mayoría personales. Sin embargo he intentando ser lo más optimista posible y creo firmemente que la vida está llena de ciclos, unos más difíciles que otros, y que el arte de andar por esta vida consiste no en sortear o en sacarle la vuelta a estos momentos sino enfrentarlos y aprender de ellos para no caer en los mismos errores una y otra vez.

La cuestión es que al pasar por situaciones difíciles uno cambia: a veces el cambio es minúsculo y apenas se nota; otras veces el cambio es cataclísmico e incluso llega a afectar a otras personas. Finalmente, el cambio no es bueno ni malo, sencillamente es.

Como parte de este momento de transición he decidido darle una “manita de gato” al blog. Para empezar, desde hace algunos días se encuentra hospedado en un servidor nuevo, cortesía de Toño Quirarte y SuEmpresa.com, con más ancho de banda y otras monerías que me facilitarán ir agregando cosas al sitio.

También he agregado sindicación de contenido vía FeedBurner (aquí está el link) para poder facilitar la sindicación de contenido a quienes quieran agregarlo a un lector externo y he instalado el código de Google Analytics para poder tener un poco de idea sobre quien cae por aca.

Finalmente, le he dado algunos –sutiles– retoques al diseño de la plantilla para hacerlo un poco más ameno y legible: nuevos links en la barra de la izquierda, nuevo favicon, etc. Lo que no cambia es que seguiré escribiendo a diario y que nunca colocaré publicidad por acá. Cómo siempre, agradezco todos los comentarios, críticas y sugerencias que han dejado –¡y espero sigan dejando!– los lectores de The Book of Fate, los camaradas bloggers y los colegas webmasters en los últimos meses.

Nos seguimos leyendo.

Política y fanatismo

¿Qué tienen en común los fanáticos religiosos y los políticos de hueso colorado? Principalmente, que solo creen lo que quieren creer. No importa con cuantas pruebas históricas, arqueológicas o de cualquier tipo llegue uno con un católico de abolengo que digan que la Biblia es una colección de mitos este jamás aceptará la evidencia y se acogerá a sus creencias. Y es que cuando alguien cree ciegamente en algo es muy difícil –si no imposible– hacerlo cambiar de opinión; cuando se trata de creencias cada quién tienen la Razón y la Verdad Absoluta.

Al parecer con los políticos y la gente allegada a la política es lo mismo: después del triste espectáculo que Felipe Calderón y López Obrador hicieron la semana pasada respecto a la elección presidencial aclamándose prácticamente al mismo tiempo ganadores cuando aún no había un resultado definitivo –y que al parecer aún no lo hay– todos sus seguidores aceptaron sin duda que su respectivo candidato ya había sido electo.

Evidentemente, uno de ellos estaba equivocado: hasta donde me quede solo puede haber un presidente cada seis años. Claro, trátenselo de explicar al montón de gente que está detras de ellos y al final del conteo escucho quejas –no sólo del PRD, sino también de otros partidos– de “que la elección estubo arreglada, de que hubo prácticas ilegales de venta y coherción del voto, que el sistema de conteo fue manipulado…” y la mitad de las quejas que he escuchado (vox populi) no tienen el más mínimo fundamento.

Si realmente el candidato del PAN ganó limpiamente o si efectivamente la elección estuvo arreglada al final cada quién creerá lo que quiere creer, hasta las últimas consecuencias. En este escenario no hay espacio para la razón, solo para sentimientos y creencias.

¿De qué sirve entonces tener arbitros si no podemos o queremos confiar en su imparcialidad?

El resultado final es que México se perfila a otros seis años de demagogia con un presidente que sólo tuvo el apoyo del 35% de la población votante (¡menos del 20% de la población del país!), las instituciones y su credibilidad quedan dañadas y la sociedad queda dividida, polarizada y furiosa al sentirse timada una vez más.

A Glimpse of Fate

¿Sirvientes?

Un anuncio realmente ambiguo. Cuando lo colocaron tal vez quisieron decir que:

  • los sirvientes van ganando 9,112 contra 3,800,
  • es el número de sirvientes en la colonia y hay que enseñarlo con orgullo,
  • los sirvientes deben llamar a ese número para completar el censo,
  • la población de sirvientes se redujo en 3,800 desde el último anuncio,
  • es donde dan informes en caso de que le interese una carrera como sirviente…

A todo esto, ¿qué es un sirviente?