Literatura y Realidad

Cuando leí el libro “The Da Vinci Code” (el Código Da Vinci) de Dan Brown lo leí pensando que podía ser una lectura entretenida y nada más. Al terminarlo me quedé francamente con un mal sabor de boca: aunque el estilo y la redacción de Mr. Brown son bastante ágiles y entretenidos -la verdad es difícil soltar el libro a la mitad-, la historia es, entre otras cosas, muy predecible y lineal, y los personajes son clichés de estereotipos usados hasta el cansancio en la literatura y el cine. El mismo libro está escrito -no sé si a propósito o no- casi en formato de guión de cine, como gritando “¡la subasta de los derechos del libro para película al mejor postor!

Lo más grave y terrible del libro es casi su primera página: la que viene titulada como “Los Hechos“. Incluso antes de presentar la historia -que es obviamente un trabajo de ficción- el autor presenta hechos que el lector debe tomar como ciertos y reales por mera fé. Y es la máxima de esta primera página la que ocasionó el alboroto respecto al libro y que todavía genera comentarios: el libro está basado en hechos reales.

Lo curioso es que el autor no presenta referencias, citas o un marco de referencia donde estos ‘hechos’ puedan revisarse. Ni siquiera ofrece una bibliografía o alusiones a sus fuentes, excepto el hecho de que su esposa trabaja en el medio del arte (lo dice en la contraportada). Y bajo la idea de que ‘si está impreso entonces debe ser verdad’ muchos lectores toman a pie juntillas TODO lo que dice el libro, insertando o eliminando de la parte ‘basada en hechos reales‘ según la conveniencia y el criterio de cada quien.

Toda esta situación me remite a hace 8 o 10 años cuando estaban muy de moda la colección de libros ‘Caballo de Troya‘ de J. J. Benitez, en el que escribía sobre naves extraterrestres y viajes al pasado remoto para conocer a Jesús de Nazareth entre otras cosas, y que supuestamente también estaba basada en documentos y hechos factuales, como el proyecto Libro Azul de la fuerza aérea de los E.U de A. Todo mundo mordió el anzuelo y el libro se vendió que daba gusto.

Este error de generalización es muy aprovechado por los mercadólogos sin escrúpulos que saben que el público es flojo e indolente, y que conscientes del poder de los medios saben que una afirmación rara vez será checada o revisada, o incluso si pasa solo sirve para generar más polémica y por ende publicidad. Cualquier exageración o dato erróneo se puede atribuir a la ‘licencia artística‘ del autor.

Es necesario trazar una línea muy clara entre la ficción y la realidad, sobre todo cuando se juega inescrupulosamente con ella en medios masivos de comunicación, como el cine, la televisión o la literatura: desinformar al público es a veces más grave que no informar en absoluto, y una verdad a medias siempre será una mentira por completo.

Dejo una liga a este sitio que contiene algunas aclaraciones y correcciones sobre el último trabajo de Mr. Brown, para que cada quien se forme su propio criterio.

Anuncios

6 pensamientos en “Literatura y Realidad

  1. Eso de los ” mercadólogos sin escrúpulos” me pareció lo que en retórica llaman oxímoron (una combinación de términos contrarios o incongruentes en una oración, vgr. “senectud lozana”.P.S. un oxímoron algo geek es “microsoft works”. 😀

  2. En cierto sentido, lo es ;-):· Oximoron. (Etim. del gr.oxymoron) m. Ret. Figura que consistía en ocultar un agudo sarcasmo bajo un aparente absurdo. (Enciclopedia Espasa).Aunque por supuesto hay mercadólogos que no conocen el escrúpulo pero no por accidente, y venderían a su madre si pudieran.Saludos Antonio, y que te mejores de la espalda.

  3. Mytho dice:

    Muy interesante Herr Doctor, pero para ser honestos, la liga que agregas para leer las numerosas inexactitudes sobre el libraco aquel es, lamentáblemente también inexacta. Me ha llamado la atención que numerosos datos están subestimados de manera infantil, de hecho, se puede notar a leguas que el documento está escrito desde un punto de vista quasi religioso. No me sorprendería enterarme que el autor de la crítica también ha escrito en Catholic.net.¿de 30 a 50 mil ajusticiados por la santa inquisición? ¡Eso que se los crean en la oreja!

  4. ¡Herr Romero, que gusto verlo por acá! Tristemente tienes razón sobre la liga de ‘The Da Vinci Hoax’, pero me pareció correcto colocar una réplica del lado de la iglesia católica, que es -en teoría- la que conoce mejor su historia. Finalmente, lo mejor es que todos formemos nuestro propio criterio.Esto da para mucho, y pronto escribiré algo sobre ‘Digital Fortress’ también de Dan Brown, pero esta vez sobre encriptación y seguridad informática. Y ahora si me voy a soltar la greña. 😉

  5. El sábado pasado estuve viendo “La Dichosa Palabra” en el canal 22 y me enteré de la existencia de cierto autor -Jorge Volpi-, que de seguro le da las tres y las malas a Dan Brown. Según una de las conductoras del programa, el propio Volpi se define más como investigador, que como escritor. Estoy seguro que te gustará.P.S. Oxímoron para reflexionar: “Inteligencia militar”.

  6. kalamar dice:

    Creo que al menos aqui en Madrid(España) el éxito de libro se debio fundamentalmente al uso del transporte público y más concretamente al “metro”(underground o subway) porque de repente todo el mundo leía el dichoso libro y supongo que la idea que subyacía de porque todo el mundo lo leía era “caray, ese libro lo está leyendo todo el mundo, voy a comprarlo a ver de qué va

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: