Archivos Mensuales: abril 2005

A Glipse of Fate

.flickr-photo { border: solid 2px #000000; }.flickr-yourcomment { }.flickr-frame { text-align: left; padding: 3px; }.flickr-caption { font-size: 0.8em; margin-top: 0px; }


Lo que se encuentra uno en la calle estos dí­as… Foto tomada con mi P910a.

La cadena

Hace ya cinco o seis años mi alegre compadre Niteboy y yo estabamos en uno de esos lapsos de cafeína/nicotina de las 3:30 de la mañana (la célebre hora del bwa-ha-ha!) y en un lapsus-brutus decidimos que sería bueno realizar un experimento: escribir nuestro propio chiste-cadena y ver cuanto tiempo tardaba en regresar a nosotros. El experimento fué un éxito: sin comentarlo con nadie y envíandola solo a 10 direcciones diferentes, la cadena regreso a nosotros por correos diferentes -y ha veces hasta de direcciones desconocidas- en solo 15 días, y todavía me llegaron a mí copias hasta un año más tarde.

La cadena no es ninguna obra de arte epistolar, pero recientemente la encontré en un respaldo de Mike (My Computer) y la reproduzco aquí por la nostalgia:

¿SABIA UD. QUE…?

En el mundo hay aproximadamente 5,000’000,000 personas?

Eso significa, que para procrear semejante cantidad de gente, se necesitaron 10,000’000,000 personas durante los últimos 80 años.

Lo que implicaría, que en los últimos 80 años, se han realizado 5,000’000,000 actos sexuales.

Que, haciendo un sencillo calculo matemático, resultaría que cada año de los últimos 80 se ha llevado a cabo 62’500,000 actos sexuales.

Por consiguiente, En cada mes de esos 80 años, se han consumado 5’208,333 actos sexuales.

Entonces, cada día se realizan alrededor de 173,611 actos sexuales.

Y que en cada hora ocurren 7,234!

Esto nos lleva a la conclusión de que cada minuto que Ud. esta frente al monitor de su pantalla revisando su e-mail, viendo la TV o durmiendo se llevan a cabo 121 actos sexuales en los que Ud. no participa!

¡SEA PROACTIVO!

Este estudio, por supuesto, no incluye todos los actos sexuales que se realizan el mundo y que NO acaban en procreación, tales como fajes, chaquetas, sueños húmedos, fantasías sexuales no realizadas, sexo seguro, homosexualismo, etc.

Las cifras están redondeadas al entero más próximo. Las fracciones se catalogan como fajes incompletos, relaciones precoces o interrumpidas. ¿Sabe Ud. donde están sus hijos?

¿Y SABIA UD TAMBIEN QUE…?

Al momento de realizar este estudio, la única forma segura de producir un ser humano es el sexo entre individuos de sexo diferente.

Y que en la mayoría de los casos el embarazo NUNCA es planeado.

Eso lo convierte a Ud., a sus hermanos, amigos y compañeros de trabajo en hijos de un agasajo.

Los investigadores TAMBIEN perdieron valioso tiempo de sexo en la realización de este $##$% estudio. Gracias por nada.

Por supuesto, una disculpa a las personas que llegamos a importunar entonces con esta tontería, pero en esa época no había blogs donde vertir nuestras inquietudes.

😉

El Rey de la Creación

Recuerdo haber leído hace mucho, mucho tiempo en El Secreto más Grande del Mundo de Og Mandino (todos debemos tener estas lecturas en nuestro haber, si acaso solo para criticarlas) que -parafraseando – ‘en la actualidad la sociedad ha perdido su capacidad de asombro. La Biblia contaba como Dios había hecho a la Tierra y al Hombre el pináculo de su Creación, y la ciencia poco a poco le quitó este estatus: primero quitó la Tierra del centro del Universo, después quitó al Sol del Centro del Universo, eliminó el origen de la creación para sustituirlo por la teoría de la Evolución y el Big-Bang. La religión le había dado al Hombre el título de Rey de la Creación y la ciencia se lo arrebató, dejándolo a merced de sus dudas y temores‘.

Oh. Por. Dios.

Textos como este me hacen entender en parte porque el grueso de la gente se aferra a la religión –la que sea– para no sentirse pequeños e insignificantes, sofocados por el enormidad del Universo, aunque también estamos hablando de que en esta época nuestro propio planeta nos empieza a quedar chico y el camino más seguro a nuevos horizontes es, sin muchas dudas, la ciencia.

Lo que no entiendo es porque las personas huyen de la ciencia y la satanizan, cuando realmente a través de ella se pueden entender y presenciar milagros que harian que los patriarcas de la Biblia se comieran sus barbas: podemos presenciar el nacimiento de estrellas nova, podemos ver las colinas de Marte y las profundidades del mar. La ciencia nos ofrece una ventana abierta a las maravillas naturales.

Un excelente libro que puedo recomendar sobre este tema es ‘Dreams of a Final Theory‘, del ganador del premio Nobel de Física en 1979, el doctor Steven Weinberg. En este libro, el Dr. Weinberg cuenta la historia de la aventura intelectual más grande de la humanidad: la búsqueda de las leyes últimas de la naturaleza y la respuesta final a las preguntas sobre porqué el Universo es como es. En el libro se describe la forma de una Teoría Final que pueda explicarlo todo y el impacto que esta tendría sobre el espíritu humano. El Dr. Weinberg ofrece a través del reduccionismo (el impulso a rastrear los fenómenos naturales en niveles y escalas cada vez más pequeños) un curioso análisis de la relevancia de la belleza y la simetría en las teorías científicas.

Aunque el libro coquetea un poco con filosofía y metafísica de puesto de mercado, es una excelente lectura que ofrece una introducción sencilla a temas muy complicados como la física cuántica o la teoría de la relatividad, pero su principal valor radica en que nos hace entender que si el Hombre es el Rey de la Creación es porque puede entender estas maravillas, y que si existe un Dios, entonces se encuentra en todos lados, no clavado a una cruz dentro de una Iglesia.

6 cosas que hay que saber sobre los ingenieros

1. Los ingenieros somos llamados así porque resolvemos los problemas con ingenio. Ser creativo es parte de la descripción del trabajo, aunque desde lejos todo parezca números, gadgets y código. Es por eso que muchos ingenieros somos geeks consumados (and proud of it!).

2. Los ingenieros somos pragmáticos y preferimos las soluciones binarias: sirve o no sirve, se hace o no se hace, se arregla o se consigue uno nuevo. Los medios tonos son para personas con mucho tiempo en sus manos, o dicho de otra manera, ningún ingeniero se anda con tarugadas.

3. El estereotipo del ingeniero nerd, flacucho, de lentes y con camisa de cuadritos no es ni real ni universal: conozco muchos ingenieros que llevan una vida bastante fìsica: uno de ellos jugó en la selección nacional de waterpolo, otro par se dedican al montañismo, otros cuantos jugamos futbol americano… aunque la parte de la camisa de cuadritos casi siempre es cierta.

4. Los ingenieros somos muy curiosos: siempre estamos desarmando cosas para ver como funcionan, probando comida nueva para conocer sabores diferentes, comprando aparatos para ver que utilidad les damos luego… preferimos experimentar antes que preguntar. Esta también es una de las razones por las que llegamos tarde a todas partes.

5. Somos selectivamente metódicos. Esto quiere decir que aunque nuestra casa sea un caos, el área de trabajo (o estudio) se encontrará maniáticamente ordenada. Otra cosa que es cierta es que todos los ingenieros tenemos un estudio en casa (no todos podemos costear una baticueva).

6. A los ingenieros no nos gusta que nos llamen licenciados, y cada uno dará una respuesta diferente del por qué de esto. Lo mejor es evitarlo.

>:-)

Eco noticioso (en la blogósfera)

Recuerdo hace algunos años el último experimento noticioso de Televisa: el sistema de noticias ECO, de Jacobo Zabludovsky. Básicamente ECO era un sistema de noticias de 24 horas que alternaba en varios canales de televisión abierta de Televisa y que pasaba todo el día en un canal de paga; en el transcurso del día se presentaban diferentes locutores y comentaristas -pensando que el noticiero lo podian estar viendo televidentes en otros husos horarios- con la idea de obtener y presentar información fresca de cualquier parte del mundo en el momento en que ocurría. ECO transmitía su señal a todo México a EUA a través de Galavisión y -según ellos- a muchas naciones de América Latina y Europa.

Después de un par de años, ECO salió del aire. Javier Solórzano Zinser escribía:

Lo que le ha pasado al sistema de noticias ECO era previsible. De alguna u otra forma dejó de ser útil no sólo para la empresa que lo patrocina, sino también para el público del sistema de paga. Pasó, por más obvio que parezca, lo que tenía que pasar. Cuando ECO surgió el país era diferente. Emilio Azcárraga Milmo todavía no hablaba de la televisión para los “jodidos”.

El principal problema de ECO fue que nunca consiguieron suficiente noticias para mantener un noticiero interesante, y las noticias se repetían una y otra vez cada hora hasta el cansancio. El noticiero empezó a rellenar sus minutos muertos con segmentos de entrevistas y espectáculos que eran más aburridos que entretenidos, y finalmente feneció para que de sus cenizas nacieran los noticieros payoleros que tenemos hoy.

La historia de ECO bien puede usarse para describir a la mitad de la blogósfera como la conocemos el día de hoy: cuando un blogger encuentra una noticia interesante –o por lo menos más interesante que lo planeaba escribir en su blog ese día– en una especie de arco-reflejo aplica la famosa técnica de plagio Copy-Paste para generar contenido bueno, bonito y barato. Muchos bloggers defienden esta situación arguciendo que:

a) ellos ‘comentan las noticias‘, por lo que aportan algo nuevo a la misma;
b) que ‘sirven como filtro noticioso‘ separando las noticias relevantes de las que no;
c) ‘divulgan la información‘ que de otra forma no llegaría al público final;

Puras patrañas.

No estoy en contra de comentar una noticia, pero es triste ver que muchos de los blogs y foros más populares solo son repositorios de información repetida de otras fuentes. Si por lo menos las personas que las publican se tomaran unos minutos para verificar las noticias o checar sus fuentes, o a no deformarlas con sus puntos de vista y pasar la información (con referencias) de la forma más pura posible esta divulgación tendría algún sentido.

Si partimos de la premisa de que un blog es una bitácora (pública, electrónica o lo que sea, pero bitácora a fin de cuentas) siento que los autores de blogs deberíamos esforzarnos un poco más en crear contenido original y auténtico, aunque sea como ejercicio mental. Repetir es algo que hasta una cacatúa puede hacer. Si un blog no aporta nada nuevo (algo que no haya leído ya en otro lado) puede que siga por el mismo camino de ECO.

¿Tu bloggeas, o solo repites?

A Glipse of Fate

.flickr-photo { border: solid 2px #000000; }.flickr-yourcomment { }.flickr-frame { text-align: left; padding: 3px; }.flickr-caption { font-size: 0.8em; margin-top: 0px; }


Mi primer sitio Web profesional, para RSL COM México por allá de 1998, hecho completamente a mano en Block de Notas.

John Titor

Aunque es un tema gastado hasta el hartazgo en la ciencia ficción, la literatura y el cine, ¿qué pasaría si el viaje en el tiempo fuera posible? ¿Qué haríamos si pudieramos viajar hacia el pasado? O mejor aún, ¿seríamos capaces de reconocer a un visitante del futuro?

Aunque la teoría general de la relatividad predice que es posible viajar al futuro, y que teóricamente es posible regresar de él, hasta ahora no se ha registrado ninguna visita de otros tiempos. Ninguna creible al menos.

Una historia -casi leyenda urbana- muy curiosa es la de John Titor, un autoproclamado viajero en el tiempo que durante algunos meses del año 2000 y hasta 2001 escribía en algunos foros Web con el nickTimetravel_0“. Titor aseguraba haber viajado desde el año 2036 hasta el año 1976 para recuperar una computadora IBM 5100 (que aseguraba tenía características ocultas, algo que más tarde se confirmó) y a visitar a sus padres, para después detenerse en el año 2000 a investigar el fenómeno del Y2K. Lo interesante en este caso es que Titor publicó algunas imágenes de su máquina del tiempo e incluso algunas páginas del manual de usuario de su vehículo hipertemporal, además de que durante el periodo de tiempo en el que se mantuvo activo en los foros respondió a todas las preguntas que se le hicieron con mucha consistencia, con muchos detalles y de forma elaborada.

El futuro del que aseguraba venir John Titor es el resultado de la Tercera Guerra Mundial y dos décadas posteriores de recuperación de la misma. Titor aseguraba que en el año 2005 empezaría un conflicto en los Estados Unidos por una controversia sobre la elección presidencial, y que con precedente de los problemas de terrorismo el gobierno estadounidense empezaría a quitar libertades y garantías a sus ciudadanos para ‘garantizar su seguridad’, muchas veces enfrentándose a la opinión popular.

Esta situación escalaría hasta convertirse en una guerra civil que se extendería hasta el año 2016, y durante esos once años se generarían otros conflictos armados en todo el mundo causados por el retiro de la presencia norteamericana a nivel global: China intentaría invadir a Japón, las naciones árabes intentarían ocupar el territorio de Israel y la Unión Europea trataría de apropiarse de las naciones de los Urales. El conflicto terminaría con el bombardeo nuclear de Rusia a la costa este de norteamérica para establecer la paz una vez más. A partir de este momento, la sesgada población mundial abandonaria las ciudades para establecer comunidades semi-rurales. Latinoamérica, África y Australia serían las zonas más dañadas por la guerra.

Titor ‘predijo’ que el presidente de los Estados Unidos para este periódo sería elegido después de una controversia electoral, que EUA entraría en un nuevo conflicto con los países del Golfo Pérsico (hay que recordar que su aparición es anterior a los atentados terroristas en Nueva York), y que Estados Unidos buscaría armas de destrucción masiva en Irak sin éxito. Titor también predijo la ‘enfermedad de las vacas locas’, la creación de la USA Patriotic Act y el tsunami que asolaría Tailandia, Shri Lanka y la India.

Sobre su máquina del tiempo, Titor aseguraba que funcionaba gracias a una distorción gravitacional producida por un pequeño ‘agujero negro’ autogenerable, y que el conocimiento para generar este agujero negro artificial ‘que sería la base para el viaje en el tiempo‘ sería publicado por el CERN en el primer lustro del siglo XXI. Si han seguido las noticias, recientemente se publicó la noticia del experimento del ‘Fireball’ en los aceleradores nucleares del CERN que va relacionada con este punto.

Eso sí, el futuro nos juzgará duramente por nuestra acciones. John Titor menciona sobre nuestra época:

Perhaps I should let you all in on a little secret. No one likes you in the future. This time period is looked at as being full of lazy, self-centered, civically ignorant sheep. Perhaps you should be less concerned about me and more concerned about that.

Por supuesto, todo esto hay que tomarlo con el debido excepticismo y no creerlo solo porque sí: hay algunas predicciones de Titor que no llegaron a cumplirse, además de que su presencia y la información que compartió crean paradojas temporales insolubles, aunque Titor haya negado que estas pudieran existir.

Si todo este asunto es cierto o no lo es, vale la pena dedicar un par de minutos (y no más) para reflexionar sobre las cosas que pasan en nuestro mundo, por qué pasan y quién hace que pasen. No importa lo que haya escrito John Titor, el futuro lo hacemos nosotros, desde el presente, un día a la vez.

Blogs y Cervezas II México D.F.

.photo { border: solid 2px #000000; }Una vez más (with a feeling!):

Ya tuve oportunidad de ir al ByC anterior y realmente vale la pena asistir. La cita es el día Sábado 16 de Abril en: Las Camelias ubicado en Malintzin No. 158, muy cerca del Frontón en el centro de Coyoacán, partir de las 5:00pm.

Más información en sobre la reunión en Alt1040. ¡Nos vemos por allá!

Cuatro tipos de Bloggers

A estas alturas podemos afirmar sin temor a equivocarnos que la ‘moda’ de los blogs ha trascendido y se ha convertido en un fuerte elemento de la contracultura que llegó para quedarse, al menos por un buen rato: los blogs cubren una necesidad que mucha gente tenía cuando el uso de la Web empezó a afianzarse en nuestra sociedad, que es poder publicar contenido en la Red de forma rápida y sencilla. Los blogs también han tenido un impacto que no muchos esperaban o vieron venir en la difusión de noticias. Los bloggers han creado una red de periodismo ‘no autorizado’ que empieza a tener más credibilidad y presencia que los medios tradicionales. Y todo por amor al arte. Casi siempre.

¿Qué motiva a una persona a mantener un blog? La respuesta no es fácil, pero podemos ubicar a un blogger en cuatro perfiles básicos:

Blogger a-la moda: muchas personas llevan blogs porque es divertido, porque es sencillo y porque es una alternativa obvia a las salas de chat, foros y listas de correo que en algún tiempo estuvieron tan de moda. Este blogger piensa: “todos tienen un blog, ¿por qué yo no?” y por lo general llenan sus blogs con notas que copian y pegan de otros lugares, escriben contenido poco relevante o interesante de forma esporádica y abandonan el blog si nadie los visita o sus visitantes no dejan comentarios. En general estas personas creen los blogs sirven para conocer gente o para ligar.

Blogger exhibicionista: ¿recuerdan a los tipos que saturaban las salas de chats con mensajes repetidos o insultos y que atacaban a todo mundo? Esos tipos ahora escriben uno o varios blogs llenos de temas polémicos (aborto, eutanasia, religión, política o cualquier otro digno de un talk show) y no dudan en externar sus opiniones, que por lo general son bastante mal informadas. Tampoco faltan las obscenidades en el blog o comentarios racistas, misóginos o feministoides, descriminatorios o sencillamente insultantes a cualquier sector de la sociedad. Este blogger necesita, exige atención y hará lo que sea necesario para obtenerla.

Blogger predicador: ya antes había escrito algo sobre este tipo de bloggers: son del tipo que creen tener la Verdad y la Razón Absoluta sobre todo lo que escriben y no dudan en utilizar su blog como arma para señalar, atacar, criticar o descalificar cualquier cosa que no les parezca. Sienten que escriben para ‘educar‘ a sus lectores, aunque rara vez admiten equivocarse cuando alguien les muestra su error. Como buenos predicadores, miden su ‘éxito‘ según la cantidad de lectores que los visitan y en una aberración freudiana compensan sus flaquezas y su nula vida social con posts enérgicos y sensacionalistas para ‘generar polémica’.

Blogger documentador: es una persona que tiene una vocación por la escritura y la redacción, y escribe por el simple y sencillo placer de escribir. Tal vez lo hace por ejercicio, como terapia, como válvula de escape, como distracción o para llenar los minutos vacíos del día. Un blogger de este tipo es quizá el más moderado de todos y realmente no le importa si alguien lee sus posts o no, y por lo general lo que hace es escribir y documentar lo que ve y lo que vive.

Afortunadamente, los dos primeros tipos tienen a desaparecer de la blogósfera cuando descubren que a nadie le importa un carajo lo que dicen o se quedan sin sandeces para escribir, mientras que los del tercer tipo después de críticas, regaños y uno que otro reality check terminan evaporándose o evolucionan al tipo documentador, que es el prototipo que todo blogger debería aspirar ser.

La blogósfera llegó para quedarse. Queda en manos de sus bloggers* hacer de ella un lugar digno

* ¡y cada quien que se ponga el saco que le quede! 😛

Los comunistas esos…

En 1991 el mundo fue tomado por sorpresa cuando empezó a correr la noticia de que un tal Linus Torvalds había escrito el código para el núcleo de un sistema operativo para computadoras basadas en tecnología de Intel. El escándalo no fue porque un estudiante escribiera un pedazo de código muy sofisticado, sino porque tuvo la audacia de publicarlo en -la entonces naciente- Internet para que cualquiera que le interesara lo pudiera ver, obtener, modificar y regresar las modificaciones al creador del proyecto original. Aunque ningún empresario entonces le dió credibilidad comercial al proyecto y casi todos los comentarios de la industria consideraban el desarrollo como un mero hobby de estudiantes ociosos, en menos de dos años Linux, un flamante y robusto sistema operativo empezó a engendrar servidores Web por todos lados, para dar paso a la WWW o Web. Ya más de diez años después el ‘experimento‘ está cambiando al mundo y la forma en que circulan los billetes en la industria informática.

¿De que se mantiene Linux? Del trabajo de las personas que están metidas en su desarrollo. El liderazgo de facto del proyecto lo sigue llevando Torvald, ya toda una personalidad en estos días, pero para unirse al desarrollo solo se necesitan conocimientos de programación y sobre todo ganas de participar. Y si no en este proyecto hay literalmente miles de otros proyectos de código abierto en los que cualquiera puede participar. Todo este enorme depositorio de conocimiento está protegido por la licencia GPL que obliga a cualquiera que modifique el código original a devolverlo de forma abierta para que el resto de la comunidad pueda ver y evaluar las modificaciones. Muy listos, ¿eh? Esto evita que alguien más piratee el código para cerrarlo y venderlo como algo nuevo.

Por supuesto los gigantes de la industria de la computación no se han quedado sentados viendo como un montón de slackers les quitan un negocio multimillonario de las manos, pues ¿cómo pueden competir contra algo que es muy bueno, que funciona y que además no cuesta un solo centavo? Muchas han sido las tácticas que ha utilizado la industria para menospreciar, despreciar y hasta desprestigiar los esquemas de desarrollo de fuente abierta.

Una que me llama muchísimo la atención es que las empresas (norteamericanas) de software han empezado a llamar a los programadores de aplicaciones de código abierto comunistas. Según ellos, el desarrollo de software que no cobra por los productos que genera amenaza el modelo de negocio de sus empresas y amenaza con colapsar la economía si tienen éxito y se implantan en las empresas y hogares. Según esta línea de pensamiento, el software libre es una agresión de frente contra el capitalismo y la libre empresa, y solo puede terminar en anarquía y caos.

¿Qué hay de cierto en esto? Temo que no mucho. Aunque algunos de los más fervientes defensores del FOOS (Free/Open Source Software) tienen sus pies bien plantados en la teoría económica de Marx y Hegel -personalmente conozco a varios-, el asunto es que los desarrollos abiertos son una consecuencia directa de la comunicación libre, global e instantánea que gozamos en estos días gracias a la Web, no porque la comunidad quiera ‘poner el poder de cómputo en manos de pueblo’. El software libre, en mayor o menor grado fomenta el progreso, la apertura de comunicación, la transparencia y la independencia tecnológica de las personas, las empresas y los países. Si eso es atentar contra el capitalismo, así sea, pero no creo que sea algo malo.

Por supuesto, en Estados Unidos el término comunista es inmediatamente asociado a enemigo de la nación (gringa) o terrorista, después de años de adoctrinación durante la guerra fría entre EUA y la URSS. Los países que han optado por utilizar software libre –Brasil, Alemania, Francia, China, entre otros– han sido objeto de escrutinio por parte de los norteamericanos como si se estuvieran conviertiendo en enemigos potenciales.

Personalmente, apoyo activa y fervientemente (más no fanáticamente) el uso del software libre y creo que es una buena opción para un mundo que debe cambiar patrones y modelos económicos y de negocio que están desactualizados y caducos. Si esto me convierte en comunista ante los ojos de alguien, ni modo.